___________________________

Paco Mutlló, 39
08208 Sabadell
Barcelona (Spain)
M. +34 687 728 575
Envíame un mail
___________________________

® Diseñador industrial. 2020
® ozestudi. 2020
___________________________

web realizada en Indexhibit V2.1.5

El objeto: un salvavidas de la realidad.

Estaremos muy de acuerdo en que el resultado del diseño industrial, en su natural mayoría, es una entidad física; un elemento que se percibe y que se entiende desde todos los sentidos del ser humano. Una lectura integral en la que es muy difícil engañar o por lo menos, es indudablemente imposible mantener el engaño de forma prolongada con un objeto. Aquello que no funciona, lo que está estrepitosamente mal diseñado puede existir pero suele tener una vida más bien corta. O así debería de ser teóricamente bajo un análisis crítico y objetivo exento de toda manipulación intelectual o deformación mediática e interesada, hoy por desgracia tan frecuente.

Seguramente por esta peculiaridad –la realidad propia e indiscutible de su resultado- el diseño industrial sigue siendo, de entre todas las disciplinas del diseño, la más especial y la más emotiva. Y es que, como he dicho, los resultados acaban siendo objetos que se tocan, se usan, se ven, producen sonido en su relación con el entorno e incluso se huelen. Experiencias con gran carga sensorial capaces de superar vidas, ideas y regímenes. El mundo artificial que nos rodea, de enorme composición humana es, en gran parte, el legado corpóreo de las diseñadoras y los diseñadores industriales.

Seamos sinceros por lo menos entre colegas, otras disciplinas del diseño, seducidas profundamente por el marketing coquetean cotidianamente con el engaño en forma de persuasión y eso siempre que sus oscuros objetivos no sean algo más malvados pero sobretodo, en la mayoría de ramas del diseño, los resultados son más caducos, intencionada y necesariamente más temporales. Soluciones que no tienen necesidad de traspasar airosamente la barrera de un tiempo en el que todo puede cambiar y que tampoco precisan incorporar una verdad objetiva que debe mantenerse inalterable sencillamente por ser una verdad.

Entre tanta confusión, creo que la humanidad que contiene todo objeto –ni que sea como compañero- puede ser un perfecto salvavidas de la realidad en un tiempo en el que todo empieza a ser mentira, incluidas las sociedades.

Asumamos que el diseño industrial es, de entre todas las especialidades del diseño, una disciplina tan especial y trabajemos sin tregua para que se así sea por mucho tiempo.

Septiembre 2020