___________________________

Paco Mutlló, 39
08208 Sabadell
Barcelona (Spain)
M. +34 687 728 575
Envíame un mail
___________________________

® Diseñador industrial. 2020
® ozestudi. 2020
___________________________

web realizada en Indexhibit V2.1.5

Colección "De autor para autor" by Alutec.


“La capacidad del diseño industrial por abrir caminos nuevos es indiscutible. Un hecho que he podido comprobar afortunadamente en primera persona.”

A lo largo de mi carrera profesional he desplegado mis capacidades desde numerosos prismas, tantos que no se si habrían de quedarme roles en los que pueda aportar valor como diseñador. He trabajado por cuenta propia y ajena, de forma individual y en grupo a muy distintos niveles jerárquicos, en proyectos que han ido desde la idea hasta su comercialización y/o en etapas muy puntuales de dicho proceso. He participado también como diseñador invitado incorporado en grandes proyectos, como asesor y/o realizando labores de gestión de diseño y estrategia, he impartido algunas clases, he dado conferencias, participado en talleres, escribo sobre diseño industrial y tengo mi propia línea teórica al respecto de la disciplina.
Todo ello lo he podido realizar desde dos contextos muy concretos que han conformado mi realidad profesional y que han marcado toda mi trayectoria; mi estudio de diseño ozestudi y Alutec del Vallés, una empresa fabricante de mobiliario para hostelería y colectividades.
Permitirme que en esta ocasión os hable del papel que he ejercido recientemente como diseñador/editor en Alutec. Pues ha sido una experiencia nueva sumamente enriquecedora y es también el rol que tengo en este instante más fresco.

Alutec del vallés es una empresa de mobiliario para hostelería y colectividades con más de 30 años de experiencia que tiene presencia en todo el mundo. Desde sus orígenes sus productos han sido diseñados y fabricados bajo las necesidades directas y reales de sus clientes y siempre teniendo en cuenta el respeto humano y medioambiental. El diseño ha sido un elemento fundamental a lo largo de la historia de la empresa y hoy se puede decir, con total rotundidad, que se ha venido practicando un DISEÑO en mayúsculas alejado de todo ápice de especulación. Es nuestro ADN y no tenemos que decir que el diseño es un elemento estratégico para que lo sea.

Me incorporé a Alutec como diseñador industrial en 1997 y en la actualidad co-dirijo, junto a su fundador Juan Antonio Ramírez, el Departamento Técnico y Diseño. Participo también en el dibujo y la implementación de los cambios estratégicos de la empresa, basados en ampliar el marco de mercado y la línea de prodcutos afines a estas nuevas necesidades. Algo que, no solo es un reto apasionante sino que es todo un honor y un privilegio. Y una responsabilidad, claro.

Ser diseñador durante más de 20 años en una misma empresa y proyectar en torno a una misma tipología de producto no siempre es fácil. Quemarse hubiera sido lo más lógico sino es porque el diseño nos ofrece siempre, por lo menos a todos aquellos que entendemos cada proyecto como un camino nuevo a recorrer, una mirada alternativa donde todo puede suceder y ser posible. Y aun así, para ser sinceros, no repetirse no es nada sencillo y acertar en el mercado aun lo es menos.
[Al respecto de acertar, hay que tener mucho cuidado sobre este asunto porque en el mundo real, en este en el que las familias dependen de sus sueldos y sus sueldos se ganan humildemente trabajando, errar puede suponer una catástrofe. Detrás de toda decisión y actuación de diseño hay personas así que, como es comprensible, jamás hemos aplicado en Alutec la cultura del error. De esta forma, os puedo decir que he aprendido mucho más de aquello que nos ha salido bien, de los éxitos y de los resultados donde la teoría y la realidad han convergido en la previsión.
Esta es una verdad -lo de aprender de lo que sale bien- que muchas veces se nos niega desde nuestro sector a favor de contemplar el error como parte del proceso de diseño pero es muy conveniente decir que se aprende SIEMPRE desde el acierto, seguramente porque esta intencionalidad nos auto-exige esfuerzo, rigor, concentración y estudio.]

En 2019 iniciamos en Alutec un importante cambio estratégico que, basado en el diseño entendido como un bien cultural, social y económico, tiene la finalidad de dirigir parte de sus nuevos productos específicamente a los profesionales encargados de plantear nuestros espacios, tales como arquitectos, decoradores e interioristas (presciptores). Y lo hemos hecho desde la búsqueda de un resultado objetivamente válido, honesto y sobretodo fresco.
Pero el transfondo estratégico es aún más ambicioso porque pensamos en productos asequibles, innovadores y diferenciados que puedan abarcar y/o tener cabida en múltiples niveles del mercado sin que exista devaluación y/o menosprecio contextual y que puedan además servir para recuperar y/o dibujar nuevamente una clase social media –y mayoritaria- que los mercados parecen empeñados en diluir aumentando con ello la distancia entre las clases y entre las personas. Creemos en un diseño para todos que logre afinar su propia comunicación en función del entorno, el cliente y los usuarios. El diseño tiene esta capacidad y hay que aprovecharla.

Para lograr este objetivo hemos puesto sobre la mesa toda nuestra experiencia y todo nuestro bagaje con la finalidad principal de reflexionar profundamente –y con el máximo de criterio- sobre el mueble, la sociedad, la industria y el mercado. Un análisis que se ha materializado finalmente en un muy concreto y estricto briefing de objetivos y de necesidades que se ha querido delegar a un grupo muy específico de diseñadores que he tenido el placer de seleccionar personalmente.

El resultado de este ejercicio creativo-intelectual ha derivado en una primera colección coral que hemos denominado “De autor para autor”, que está compuesta por piezas y/o familias tremendamente emotivas, muy singulares, frescas y honestas.
Ahora que ya se ha presentado al mercado nuestro planteamiento para el futuro y el catálogo 2020 es buena muestra de ello, podemos decir que el éxito de esta colección, que ya ha influido positivamente en el resto de los productos de la empresa y que no ha dejado a nadie indiferente, se ha basado principalmente en tres aspectos:

El primero ha sido saber poner en orden el conocimiento del sector y del diseño que la empresa –y yo mismo- hemos adquirido durante todas estas décadas de trabajo y experiencia. Un tiempo vivido a velocidad de vértigo en el que han habido años buenos y menos buenos en los que la evolución del mundo, de la sociedad, del mobiliario, de las tecnologías, del mercado y del diseño nos han permitido aprender mucho.

El segundo parámetro fundamental ha sido la selección específica de los diseñadores, los autores. En este sentido, disponíamos principalmente de tres alternativas: Recurrir a diseñadores de reconocido prestigio (mal llamados consagrados), aprovechar el tirón de los diseñadores emergentes o bien, apostar por diseñadores “menos conocidos” que pudieran crecer con esta aventura y ofrecer toda su pasión y su “virginidad tipológica” al proyecto.
Dado que las dos primeras opciones hubieran supuesto, con mucha probabilidad, soluciones con ciertos vicios profesionales -y de mercado- y/o seguramente se habría planteado un diseño, en cierto modo, esteriotipado y revisado y por ello alejado del briefing, se apostó firmemente por escoger a diseñadores que pudieran ceñirse al propósito estratégico. Profesionales que aceptaran el esfuerzo de someterse a las condiciones del proyecto para trabajar plenamente en ese DISEÑO en mayúsculas que la empresa tiene interiorizado. Un diseño basado en soluciones siempre sujetas al usuario y a los potenciales clientes que, en muchas ocasiones, deben de estar por encima de los gustos personales y las querencias de los diseñadores que las plantean. Diseñadores dispuestos a ser "corregidos", en la mejor acepción del término.
De esta forma, como si de un oteador deportivo se tratara, seguí durante varios meses el trabajo (muchas veces no físico) de varios profesionales con la intención de estudiar y comprender muy bien su trabajo para evaluar su posible encaje en este singular proyecto. Algo que me permitió posteriormente, en la definición específica de cada caso, escribir un guión y un papel a medida de cada actor/autor concreto.

El último aspecto clave del éxito de esta colección ha sido lógicamente el briefing; el pliego de condicionantes inviolables a los que se han enfrentado los participantes. Y quiero creer, como diseñador que soy, que el marco proyectual que dibujó este documento ha permitido estos resultados y no otros.

Los que estamos metidos en diseño sabemos que no es muy habitual, sobretodo en este sector en el que los autores gozan de plenas libertades, que muchos diseñadores trabajen sometidos a estrictas condiciones. Pero hacerlo y ser exigentes en este aspecto nos ha permitido -como empresa- disponer exactamente de lo que andábamos buscando. Y se ha acertado. Esto es tan obvio y lógico que es bastante estúpido no trabajar exclusivamente con las libertades o las restricciones, según se mire, que debiera marcar todo encargo de diseño. Una responsabilidad que, lamentablemente cada día menos asumen las empresas en su obligada condición de cliente.

El resultado de toda esta labor se ha materializado en un conjunto de piezas de gran calidad que presentan una enorme personalidad a un precio asequible. O por lo menos, ajustado totalmente al producto. La verdad es que no se ha especulado. El valor añadido del producto es el propio diseño, sin más, que vendría a decir Bonsiepe. Esto es algo que siempre, como he dicho al inicio, nos ha definido, solo que ahora lo hemos querido hacer mucho más visible. En definitiva, son muebles honestos en los que el diseño se ha incorporado, según lo previsto, como una herramienta estructural de definición, comunicación y optimización.

Cuando la totalidad de los productos de esta colección conviven en una misma sala, showroom, feria o en el catálogo mismo, se hermanan de forma muy natural y se produce una situación bastante poética, como lo es que siendo productos muy diferentes entre sí, todos conjunten en una armonía perfecta. Acaban convertidos en elementos de una partitura que conforman una única obra.
El misterio no es otro que poner en común físicamente aquello que los han hecho nacer. Todos han tenido las mismas aspiraciones, las mismas limitaciones y los mismos anhelos, solo que cada diseñador y/o estudio ha mirado de una determinada manera el problema; la suya propia.
Esta comunión es tan perfecta que me gusta pensar en la colección “De autor para autor” como un ejercicio coral e indivisible. Como una película de reparto donde los éxitos de unos serán los de todos. Algo que además entronca perfectamente con la idea de familia y de confianza plena que requiere una apuesta de este tipo.

Tengo que decir que estoy muy seguro que gran parte de las piezas obtendrán su reconocimiento y que estarán "en la calle", entrando en contacto con muchos de vosotros, en muy poco tiempo; desde ya. Y también, porqué no decirlo, estoy plenamente seguro de que recibirán premios y/o reconocimientos sectoriales porque son realmente muy buenos proyectos de diseño y excelentes productos. Se verá

Entre los diseñadores y/o estudios que han participado junto a Alutec en esta nueva mirada al futuro podemos encontrar a LeBlume, Gauzak, Carlos Jiménez, Adriana Ramírez, ozestudi, Pablo Santos, Xavier Soler, Indico Design y Nutcreatives. Lamentablemente no todas las propuestas han podido materializarse para esta primera colección pero todas las soluciones han estado a la altura. Y es mucho de agradecer porque muestran el tremendo esfuerzo que tienen detrás y el interés y el compromiso de todos los diseñadores por este proyecto.

Como ya he dicho, los diseñadores fueron seleccionados para que nos pudieran ofrecer soluciones que, ajustadas siempre al briefing e integradas en la historia de Alutec, tuvieran además rasgos de personalidad muy específicos y únicos. Particularidades exclusivas que no hubiera sido posible lograr con proyectos “tipo” o sin tener muy en cuenta al autor, su mirada y sus capacidades.
Por ejemplo y por evidenciar algunos, de Carlos Jiménez buscábamos la perfecta unión entre la esencia de su tierra y la solidez del diseño nórdico. De Damián López (Leblume) esperábamos un resultado con duende altamente polivalente que se pudiera considerar siempre como una pieza clave para proyectos de interiorismo. Con Gauzak pesó la función, la elegancia, el rigor proyectual y la solución de un producto bien resuelto mientras que de Nutcreatives éramos muy conscientes de que dispondríamos de propuestas cercanas y naturales siempre con conciencia sostenible.

De todos los diseñadores que han participado en esta colección, se haya o no materializado el proyecto en esta primera etapa, hoy puedo decir que son excepcionales profesionales y muy buenas personas. Han hecho un gran trabajo y desde aquí, no solo quiero agradecerles nuevamente su confianza en esta apuesta y su pulcro trabajo sino darles también mi enhorabuena.
He aprendido de todos ellos porque saben mucho y son auténticos. Algunos de ellos son conocidos dentro del sector y tienen recorrido en el diseño y los que no, no solo lo tendrán sino que están llamados escribir páginas importantes en la historia del diseño y lógicamente en la de Alutec.
Ha sido un inmenso placer que nos hayan ofrecido su “virginidad” e ilusión y sobretodo que se hayan aventurado en esta maravillosa locura de proponer al mundo nuevas formas de entender la silla, un objeto cargado de historia e historias. De poesía.

Muchas gracias a todos.

Aquí está el resultado de este ejercicio:

Colección BOW

Con una desenfadada, transparente y versátil apariencia, la colección Bow es en realidad todo un alegado a la sostenibilidad. Y no podía ser menos habiendo sido diseñada por el estudio barcelonés Nutcreatives, especialistas en productos consecuentes, social y medioambientalmente hablando.

La colección, que se ampliaría este año, presenta una extensa y novedosa gama de referencias que dan solución a la mayoría de necesidades del sector, tanto en entornos de interior como de exterior.

Colección DoñaPakyta

La colección DoñaPakyta, del diseñador almeriense Carlos Jiménez, es un magistral ejercicio de análisis y reinterpretación de la tradicional silla de ratán.

Una relectura que el autor aprovecha inteligentemente para proponer piezas de gran nitidez, frescura y muy funcionales que están llenas de color, vida y de luz. Ideales para vivir la calle, que diría Picasso…

Soleá

Diseñada por el estudio andaluz LEBLUME, Soleá está impregnada por la esencia de una buena compañía y sobretodo de la magia de la sobremesa; un tiempo tan nuestro en el que compartimos tantas y tan buenas experiencias.

Predestinada, sin lugar a dudas, a convertirse en todo un icono y una de las sillas más domésticas y entrañables de Alutec.

Colección Mumbai

Muy pocas líneas pueden dibujar todo un mundo. Así es la nueva colección Mumbai de Alutec, diseñada por José Manuel Mateo.

Mumbai es una colección compuesta principalmente por butacas y mesas de aspecto muy simpático, suave y cercano que nos trasladan a lugares que nos invitan a descansar y a disfrutar de un tiempo exclusivamente para nosotros.

Luisa

Estamos seguros de que Luisa no te dejará indiferente. Diseñada por Adriana Ramírez, es probablemente la propuesta más radical que incorpora Alutec esta nueva temporada.

Destaca su sincera robustez y su respaldo que, solucionado en varias piezas que pueden claramente evocar los pétalos de una flor, está inspirado en las pomposas formas que predominaban en el mobiliario Luis XIV.

Colección Marc

Natural, honesta y sostenible.

Diseñada por ozestudi, su resultado es fruto de meses de trabajo estudiando la esencia de algunos modelos clásicos que han marcado parte de la historia del diseño. Seguro que descubres en ella a más de uno... Y de dos. ¿Te atreves?

Fabricada íntegramente en tablero de madera FSC contralaminada de abedul de 30 mm y un único proceso industrial, Marc es todo un ejercicio de sinceridad, optimización y síntesis.

Golak

Diseñada por el polifacético estudio Gauzak, la colección Gola destaca principalmente por sus superficies facetadas y sus líneas limpias y sencillas.

Formas totalmente comprensibles, con personalidad propia que, sometidas sin complejo alguno a la función, nos proponen un diálogo donde el usuario es siempre el máximo protagonista.

Editar, bajo mi humilde punto de vista, no es fabricar objetos firmados sin más, como pretenden vendernos muchos actualmente, sino que implica toda una labor de búsqueda, de tutela y de compartir historias con los autores. Requiere de una industria capaz y un proyecto común. Editar objetos es construir un relato en conjunto con el diseñador con la clara intención de transmitirlo eficazmente al público.

® Todos los derechos son propiedad de Alutec del Vallés y los diseñadores citados.

Este artículo se escribió originariamente para el blog sobre diseño industrial Di-Conexiones,una publicación divulgativa del diseño que os invito a conocer y seguir por las excelentes colaboraciones, artículos y pensamientos que allí se plasman.

Enero de 2020