Reflexión sobre la propia reflexión del diseño industrial

Releyendo ciertas reflexiones de esta página me doy cuenta que suelen hablar en la mayoría de los casos sobre aspectos “negativos o grises” del diseño industrial.
Es cierto. No bien bien negativos sino más bien menos vistosos. Son temas seleccionados de forma intencionada para motivar la reflexión. Creo que las críticas -justificadas y razonadas- son lo que mejor las fomentan.
Así que más bien me refiero con lo de "negativos y grises" a que suelen hablar sobre ciertos aspectos de crítica de diseño, teoría, ideología, finalidades... Pero sobre todo hablan de los debates infértiles que se abren constantemente en el seno de la disciplina.

Suelen ser temas huérfanos de fotografías y/o carentes de ejemplos gráficos. Temas básicamente para pensar que acaban configurando una web que muchos describirían como "aburrida" sobre diseño. Pero el diseño también es esto. O principalmente es esto.

En definitiva puede decirse que esta página suele ser muy crítica ante las dudosas actuaciones de algunos de nuestros colegas. Y es que aun existe una visión clásica de la disciplina. Una configuración vigente que ésta constantemente puesta en duda sin justificación. Quizás este espacio no pretende otra cosa que intentar motivar reflexiones en ese sentido.

La tipología de pensamientos que aquí confluyen, hoy me ha hecho reflexionar a nivel personal y me he preguntado a mí mismo el porqué de esta selección en el tipo de temas.

La respuesta es lógica y sencilla. En primer lugar porque estos temas nos sirven mejor que otros como apoyo para reflexionar y porque escribir y/o mostrar cosas positivas y buenas del diseño industrialque son en realidad la mayoría- ya lo hacen otros espacios. Y lo hacen muy bien y mucho mejor, por cierto.

Por este simple motivo encuentro totalmente válido que existan páginas como ésta. Sitios en el que también se hable del diseño industrial más allá de sus aspectos más "bonitos". Lugares donde la crítica de diseño y la cultura de proyecto sean valores a defender dentro de un diseño industrial que durante las últimas décadas ha sucumbido a la improvisación del mercado.

Desde la sinceridad diré que a veces no es fácil ir contracorriente en este sector. Pero es cierto que lo compensan "con creces" las miles de visitas que recibe esta web y los comentarios de apoyo que me enviáis.

Muchas gracias.

Como parece justificado que deben existir estas reflexiones os pido disculpas si de tanto en tanto encontráis reiteraciones sobre temas y por el hecho de que, como se ha dicho, la mayoría de artículos y/o reflexiones no sean todo lo positivo que seguramente nos gustaría a todos.

Junio de 2012