Premios a la Innovación: El capital humano del Diseño Industrial

Soy de los que piensan que en diseño industrial no hay premios menores puesto que todos son, en esencia, el reconocimiento a un trabajo realizado. Y todos los diseñadores sabemos lo que cuestan todos los proyectos, por pequeños que parezcan ser. Pero he de matizar que es cierto. Hay premios y Premios. Acabo de comprobarlo.

Hoy se ha fallado uno de esos que hacen especial ilusión. Y la hacen porque te permiten reflexionar sobre tu propio trabajo "a larga distancia" y hacen recordar siempre los buenos momentos por encima de los malos, que también los hay y muchos.

Aplisun, S.L. acaba de recoger el Premio a la Innovación que se otorga a la mejor empresa del vallés en el seno del prestigioso 2º Congreso Internacional de Diseño e Innovación de Cataluña, el comúnmente conocido como CIDIC, que ha visto en ShadowEnergy (el proyecto seleccionado al que hace unos días hacía alusión) una propuesta innovadora. Esto tiene un gran valor porque ha sido una carrera de fondo en la que la empresa ha sido capaz de integrar -desde el diseño industrial como base- políticas industriales de y para el futuro.

Así que al igual que sucede en una liga de fútbol, las empresas deben mantener siempre el esfuerzo y ser muy regulares. Ganar un partido no basta para recorrer un largo camino y meter un gol no sirve de nada sino hay jugadores y entrenadores que estén motivados para dejarse la piel día tras día. Debemos estar siempre trabajando al mismo nivel y eso, lógicamente, no es fácil.

Hoy tengo sentimientos encontrados. Una extraña sensación me invade. Por un lado una alegría inmensa por el reconocimiento ofrecido y por otro me apena no haber podido estar en este día tan importante. El trabajo me reclamaba en otro lugar.
Hoy era un día ideal para disfrutar, y lo he hecho aunque con una "astillita", no poder haber sido profeta en mi tierra, Sabadell, por una vez.

Este reconocimiento me hace, como decía, especial ilusión porque lo interpreto, más allá del propio producto premiado como tal, como el reconocimiento a muchos años de esfuerzo y a todo un grupo humano.
Más allá de que personalmente haya sido co-director de proyectos y diseñador industrial en Aplisun durante estos años, el premio solo ha sido posible gracias a un enorme capital humano que, a través de la ilusión y el empeño, a pretendido hacer del diseño industrial una estrategia fundamental para la empresa. A todos ellos:

Gracias por compartir retos. Enhorabuena a todos.

A través del diseño industrial hemos logrado, no sin mucho esfuerzo y dedicación –como decía antes- incorporar al mercado productos altamente innovadores pero también estrictamente ajustados a una demanda real.

Agradecemos enormemente al CIDIC que se haya dedicido por nosotros. Sinceramente muchísimas gracias en nombre de Aplisun y en el mío particular. Seguiremos trabajando duramente para mejorar cada día.

Cuando trabajas incrustado en equipos de trabajo y compartes ideas, pensamientos, ilusiones y esfuerzos siempre hay unas personas que acaban siendo -en esos grupos- unas referencias claras de creatividad y efectividad. Son personas que no acaban nunca de sorprenderte y que día tras día aportan siempre más. Un poco más. No tienen fin, ni se les ve aparente cansancio alguno.

Son personas que acaban siendo importantes en tu vida profesional. Hoy es justo que agradezca desde aquí a J.A.R.F. todo lo que me ha enseñado. Este premio es en gran parte gracias a él, sin duda.

A lo largo de estos años él ha sido mi maestro fuera de la "escuela" y de él he aprendido, no solo ciertas actitudes profesionales que me han permitido tener mi propia visión como diseñador sino que también he aprendido mucho a nivel personal.

Muchas gracias por dejarme jugar en tu equipo.

Un abrazo.

Abril de 2012