La metodología de diseño industrial entendida como un tablero de juego

El diseño industrial se desarrolla siempre sometido a una metodología. La metodología de diseño no es más que un proceso analítico y racional por el cual controlamos todos los parámetros que confluyen en el proyecto dado –tomado siempre como un problema a resolver- y que nos permite canalizar todas las decisiones hacía una definición de proyecto que ha de resolver la mayoría de nuestras intenciones iniciales.

Las actuales metodologías de diseño industrial se han ido estructurando y formando a lo largo de los años a partir de varios enfoques. Las más extendidas han ido recogiendo recursos de otros procesos analíticos ya existentes en otras disciplinas y/o ciencias. Aunque finalmente hoy podemos entender ciertas metodologías como propias del diseño, estando totalmente ajustadas de forma exclusiva al diseño industrial y sus objetivos.

Pese a todo, debemos reconocer que aun hay muy poca documentación al respecto de los procesos analíticos que los diseñadores industriales solemos seguir para dar solución a los problemas. Más allá de las metodologías "tradicionales" existe muy poca literatura al respecto de los métodos modificados que hoy día se llevan a cabo por los profesionales.

Estaremos de acuerdo en que la metodología de diseño industrial podemos entenderla sintéticamente como una guía y/o libro de ruta por el que confluirán y serán procesadas todas nuestras decisiones, se utilice el esquema o estructura que sea.

Bajo esta idea tan básica -y común a la mayoría de metodologías- estoy actualmente investigando sobre un método de análisis que vendría a ser como "un tablero de juego" en el que nuestra ficha –la solución- iría de casilla en casilla con un movimiento relativamente libre; hacía adelante o hacía atrás, arriba o abajo, despacio o rápidamente hasta lograr llegar al centro –el ideal de la solución final- habiendo completado y recogido todos los datos suficientes y necesarios para que la solución pueda ser efectiva y cumpla la mayoría de pautas pre-establecidas inicialmente.
Un tablero de diversos niveles y sentidos en el que incluso estarían contemplados todos los agentes que intervienen en el proceso de diseño específico. Dispondríamos en un mismo estadio de la totalidad de información incorporada, generada, analizada y descartada del proyecto.
Y aunque juguemos cientos de veces sobre este metafórico tablero con las mismas fichas (idénticas tipologías de proyecto), la creatividad, las nuevas pautas, la experiencia adquirida y nuestra capacidad de afinar e interrelacionar siempre los razonamientos, nos permitirán siempre disponer de resultados diferentes y frescos aun usando los mismos patrones de análisis.

Creo que esta nueva visión al respecto de la metodología del diseño industrial es muy interesante puesto que se aleja de aquellos caminos más lineales y rígidos ofreciéndonos más movimiento y libertad en favor de un proceso mucho más dinámico y abierto.
Este concepto metodológico nos permitiría visualizar siempre el tablero de forma general –el propio problema en su conjunto- pero nos dejaría un enorme margen para que, desde cada pequeña casilla, podamos analizar y/o solucionar los aspectos más particulares y/o puntuales del proyecto. Del detalle a lo global y viceversa, teniendo siempre control de las incidencias de nuestras decisiones.

De momento he denominado a esta estructura "metodología de tablero circular" y estoy inmerso en su desarrollo para ver si es posible lograr de forma efectiva una metodología más dinámica a la par que básica y extremadamente sencilla.
El planteamiento inicial parece "a priori" bastante interesante y creo que se pueden lograr resultados muy novedosos, por ello me hago eco en esta página.

Os iré poniendo al día de los avances en este sentido... si es que resulta algo que merezca la pena.

Siempre me ha interesado mucho la metodología de diseño industrial tanto a nivel de planteamientos teóricos como prácticos. Un interés que ya he reflejado en otras ocasiones, como por ejemplo en la introducción siguiente.
Pero me consta que este interés es algo muy extendido entre la inmensa mayoría de diseñadores. Seguramente porque nuestra profesión se articula principalmente en base a esta dinámica. Así que documentar y/o plantear nuevos procesos podría derivar en nuevas herramientas de trabajo.
Desde aquí os invito a que podamos, entre todos, mejorar todos estos procesos. Por ello si os interesa el tema y queréis contribuir o tenéis visiones interesantes al respecto, no dudéis en enviarme un mail. Gracias.

Febrero de 2012