Una definición de Diseño Industrial

Desde siempre he dado por válidas las definiciones de Diseño Industrial que el ICSID y otros organismos de diseño han ido acuñando. Muchas de ellas están basadas y evolucionadas directamente desde pensamientos de grandes teóricos del diseño, como por ejemplo Tomás Maldonado.
No obstante y ante la laguna existente sobre este aspecto que aun parece existir a partir de los muchísimos debates abiertos, siempre he reflexionado al respecto de cual podría ser la definición más compacta y breve que defina, de forma más completa y mejor, una disciplina con tantas posibilidades, tan compleja y ligada también a tantos factores.

Una de las que más me gustan porque incorpora términos tan importantes y vitales para la existencia del diseño industrial, tal y cómo yo lo entiendo, como por ejemplo metodología, objetividad, mercado y producto, es:

DISEÑO INDUSTRIAL

El diseño industrial es una actividad intelectual, técnica, creativa y proyectual que establece, siempre con anterioridad y mediante una metodología que permite soluciones objetivas, todas las propiedades necesarias para la más adecuada fabricación seriada de cualquier tipo de objeto.
El diseño industrial no solo se encarga de los aspectos técnicos-tecnológicos que han de permitir siempre la más optimizada fabricación de los objetos sino que incorpora todas las propiedades necesarias para que estos puedan resultar Productos. Es decir, se ocupa también de las necesidades del mercado y de todos los condicionantes y aspectos funcionales y comunicativos-culturales de los objetos.
Esta generalidad en el enfoque hace posible que el diseño industrial pueda establecerse también para el análisis y el planteamiento de propuestas y soluciones no necesariamente materiales, como por ejemplo el diseño de servicios, la investigación, el pensamiento u otros.
El diseño industrial siempre se establece como mediador entre las necesidades de los usuarios y las necesidades de las industrias y/o empresas, equilibrando el beneficio y las soluciones entre todas las partes. Entre estos equilibrios siempre prima el respeto humano y medioambiental.

Reconozco que muchos han abierto diálogos interesantes sobre el tema. La mayoría de ellos circulan en torno a las aparentemente nuevas soluciones que el "nuevo diseño" debe aportar a las también nuevas necesidades humanas e industriales y a su propia evolución. Seguramente la mayoría tienen razón ante esta observación aunque llegado el caso creo que ya no podremos hablar de diseño industrial como tal. Posiblemente estaremos ante otra nueva disciplina. Creo que son dos debates totalmente diferentes que no debemos mezclar y/o confundir.

Si os interesa este tema podéis ver el apartado de esta web ¿Qué es el Diseño Industrial? donde se expone una ponencia al respecto del tema que se realizó con motivo del 1er Congreso de Diseño Industrial de Málaga "Esto es Diseño Industrial" y donde la definición está más extendida.

NOTA: He advertido que esta definición -así como otros textos míos- ha sido transcrita literalmente para ser utilizada en blogs y webs. Ha servido además para la confección de trabajos académicos, para crear opiniones, debatir... Cosa que me alegra. No obstante he de decir, puesto que nadie cita la fuente, que es texto original. La definición aquí expuesta es propia, no es la oficial del ICSID (que tenéis en el apartado ¿Qué es el Diseño Industrial?). Por este motivo os emplazo, por favor, a que si utilizáis éste u otro texto de la página, documentéis la fuente. Muchas gracias.

Enero de 2012