Diseño Industrial, diseñar...

“... costes, tecnología, procesos, acabados,….Repasado punto por punto. El proyecto se ajusta al briefing dado. Ya no se le puede quitar ningún elemento más. Ninguna de sus partes, que han quedado reducidas en número hasta su mínima expresión posible, puede optimizarse sin que el objeto pierda su función, su lectura o no pueda fabricarse. El diseño está listo. El proyecto está cerrado. Añadir más cosas sería sumar de forma innecesaria.

Guardar y cerrar.”

Cuantas veces deseamos, la mayoría de diseñadores industriales, llegar así al final de un proyecto. Ser conscientes y entenderlo cerrado. Bien cerrado en base a los condicionantes que lo han visto nacer. Pero llegar a esa objetividad tan básica y sencilla es difícil, en realidad es lo más difícil del diseño industrial. No obstante siempre intentamos llegar a ella, ¿verdad?.

Enero 2012