Charla sobre Diseño Industrial. Entrevista personal

Hace ya unos años Ceslava (seguimiento que recomiendo desde aquí) me emplazó a realizar una entrevista y hablar sobre mi trabajo y el estudio.
Por casualidades, navegando por la red, he descubierto que aun se almacenan esos datos y al releerlos he advertido la vigencia de los mismos. Mis convicciones de entonces, pese a disponer ahora de más experiencia (ya ha llovido bastante), siguen siendo las mismas lo que valida la profundidad de los pensamientos que expresé en su día.

Así que encontrando vigentes los razonamientos referidos al diseño industrial he creído conveniente dejar expresada aquellas palabras por si pudieran ser de vuestro interés.

Introducción

Soy Diseñador Industrial por la E.A.A Llotja de Barcelona desde el año 2000.
No he creído nunca en mi capacidad autodidacta, por lo menos en lo que hace referencia a mi disciplina, el diseño industrial, pero sí creo en cambio en la motivación y en la capacidad infinita de crecimiento a partir de unas bases sólidas adquiridas o unas buenas cartas de navegación. Creo que deben conocerse unas mínimas pautas técnicas para el desarrollo de la profesión y realmente éstas son difíciles de adquirir por cuenta propia alejados de una estructura académica.

¿Por qué Diseño Industrial?

Estudié Diseño Industrial casi por una cuestión “poética” preguntándome a cierta edad quién sería el encargado de decidir cómo son las cosas, si habría alguien destinado concretamente a ello y si eso se podía estudiar.
Tras mis indagaciones en la biblioteca local de mi ciudad (Sabadell) cayó en mis manos un libro del gran maestro Bruno Munari: ¿Cómo nacen los objetos?

La verdad es que ahora veo que fui muy afortunado porque no pude descubrir a mejor introductor para el Diseño Industrial.

Esta primera motivación, abordada desde la más absoluta ignorancia sobre la materia, me permitió conocer a los clásicos del Diseño Industrial, a los padres mismos de nuestro oficio, por lo que amueblé mi cabeza, por lo menos en una primera fase, con una perspectiva bastante racionalista-funcionalista.

Creo normal que siendo un ignorante del tema buscara las primeras respuestas en los constructores modernos de la disciplina. Ahora veo que es incluso recomendable.

¿Qué ha cambiado desde tus comienzos?

Hoy día, por lo menos para los más jóvenes, creo que es más difícil andar el mismo camino que anduve yo por el infinito cúmulo de información del que disponen y porqué además suelen atenderse las últimas tendencias por encima de todo.
En mi época, aunque no es muy alejada sí que ha cambiado todo bastante, uno tenía que recurrir a material impreso y ese material normalmente era académico y hablaba de historia pasada del diseño industrial y no del ahora o del presente más reciente, así que confié ciegamente en los estudios reglados, permitid mi reiteración.
Profundizar en la historia del Diseño Industrial me inculcó también cierta objetividad y me instó a creer que lo más idóneo e importante es siempre manejar datos objetivos para el proyecto, que combinados entre sí, deben resultar la solución más correcta aunque pueda parecer aparentemente subjetiva. Y es que reconozco que siempre hay algo de nosotros mismos en nuestras obras y nuestros proyectos pese a que nos empeñemos en limpiarlas de toda impureza humana.

¿Cómo creasteis oZ, estudi?

Bajo esta visión “conservadora” del Diseño Industrial y del Diseño en general, que no perdí jamás durante mis estudios, creamos posteriormente una metodología propia en oZ, estudi junto con mi amigo, socio y gran Diseñador Gráfico e Ilustrador Oriol Vidal. Debe entenderse por “visión conservadora” en que aún seguimos creyendo firmemente en la que consideramos como la más importante de las funciones del Diseño, que no es otra que la capacidad de intermediación que establece el Diseño entre las necesidades de las empresas y las necesidades de los usuarios, ya sean necesidades comunicativas, físicas, espirituales, etc.

¿Cómo funciona el estudio?

Posteriormente con el transcurrir de los años y con la experiencia adquirida el denso peso de las raíces y la historia se contrapone al análisis del ahora y del futuro de la propia profesión y su función, provocando un debate constante entre el ayer y el hoy, básico para establecer el futuro y crecer como profesional.
En oZ, estudi creemos a su vez que el Diseño siempre ha de divertir. Realmente disponer de la oportunidad de idear un mundo nuevo o participar en él, es un trabajo que debemos agradecer y por ello debemos desarrollarlo con la mejor actitud posible, de ahí que nos obliguemos a pasarlo muy bien mientras desarrollamos nuestra profesión.
Esta actitud se refleja posteriormente en los proyectos y por ende llega a los usuarios transformada en buenos productos. Pero no es fácil, divertirse supone también un esfuerzo, es una gran responsabilidad, no debemos confundir una cosa con la otra.

¿Cómo os enfrentáis a los encargos de diseño de vuestros clientes?

Proyecto tras proyecto uno aprende que no debe darse nada por sentado. Este es un pensamiento obligado y muy sano para el Diseño Industrial porqué a veces las cosas aparentemente más fáciles cuestan un horror de solucionar y otras veces aquellos encargos en los que “a priori” parece que no lograremos el objetivo acaban resueltos en unas semanas.

¿Cuál es vuestra ventaja competitiva?

Durante todo este tiempo en oZ, estudi hemos venido desarrollando todo tipo de proyectos tanto de Diseño Industrial como de Diseño Gráfico, Comunicación e Ilustración y todos han sido siempre analizados desde la globalidad del conjunto de ambas ramas (Industrial / Gráfica) que nos ha permitido lograr establecer soluciones más completas y ricas, quizás aquí radique nuestra diferencia sustancial frente a otros procedimientos profesionales más mermados y/o restringidos.
También poseemos una gran capacidad técnica y un conocimiento exhaustivo de la mayoría de tecnologías y procesos industriales, lo que no sólo nos permite plantear proyectos viables en todo momento y optimizar al máximo los recursos sino que logramos sacar siempre el máximo partido de los recursos de los que disponemos.

¿Qué cualidad(es) deben tener los diseñadores actuales?

No concebimos un estudio de Diseño y/o un profesional que no posea un conocimiento pleno de la industria porqué el Diseñador Industrial está, creemos, para plasmar realidades y no para plantear utopías. ¡Ojo!, eso no quiere decir que no seamos soñadores, que lo somos y mucho, ¡como es lógico!, sino que proyectamos siempre las utopías desde una realidad factible porqué necesitamos saber y creer que será posible. Al fin y al cabo el proyecto atiende a un encargo y la empresa necesita una realidad.

¿Cuáles son vuestros próximos objetivos?

Casi a punto de alcanzar nuestro décimo aniversario como estudio independiente y pudiendo por ello hacer algún tipo de balance este es positivo ciertamente. Podríamos decir para acabar, que el empeño de hacer las cosas bien, el rigor, la dedicación plena y el esfuerzo por hacer que cada proyecto sea diferente en si mismo nos han permitido siempre dar los pasos correctos y así intentaremos seguir otros tantos de años más.

Saludos y gracias por la oportunidad en poder mostrarnos un poquito más.

Gracias a ti.

La entrevista aportaba algunas fotos de los últimos trabajos realizados y que podéis ver en la web del oZ, estudi.
Agradecer desde aquí a gente como Ceslava el enorme esfuerzo y la dedicación para la divulgación del diseño. Gracias a gente y profesionales como él hoy seguramente el diseño se entiende mejor. Muchas gracias.

Mayo de 2011