Interioridades de un diseñador industrial cualquiera

Hace unos meses me presté a una entrevista personal para un trabajo académico. Leyendo el resultado creo que fue un ejercicio interesante así que os lo dejo aquí:

1.- En cuanto al diseño industrial español se refiere, ¿de dónde venimos?

Desde el punto de vista del diseño, pienso que podemos decir muy acertadamente que venimos de la apertura al mundo que vivió España durante la segunda década del siglo pasado. La creciente industria y sobretodo el consumo, fueron claros precursores de la dinamización de la economía española y permitieron la gestación de una extensa clase media que demandaba productos con la finalidad de adaptarse a esa nueva “vida moderna” de la que ya gozaban gran parte de países europeos.

2.- ¿Dónde se encuentra el diseño industrial español actualmente?

Aunque pueda parecer extraño, seguramente nos encontramos buscando aun nuestro propio lugar como país exportador de diseño. Los años de retraso que llevó España respecto a otros muchos países, principalmente europeos, provocaron que fuéramos un país inexistente cuando se acuñaron los estereotipos del diseño, que hoy día aun prevalecen, tales como Alemania (calidad), Italia (estilo) o Francia (nacionalismo) entre muchos otros.

3.- ¿Qué lugar debe ocupar el diseño español?

A pesar de que la coyuntura actual no es la misma que la del siglo pasado y hoy día existe un mercado global que tiende a unificar gustos y rige los criterios, pienso que recorreremos el camino ya iniciado y lograremos exportar con éxito todos aquellos rasgos únicos que están estrechamente ligados al Mediterráneo y que conforman nuestro carácter, encontrando así nuestra propia marca del diseño.
Hablo de un diseño con un gran valor comunicativo conformado mediante la suma de dos elementos principales; la coherencia y la riqueza expresiva. Así que podemos pensar que nuestro diseño será valioso –en realidad lo es actualmente- por su calidad y por su particularidad.

4.- Defínase

Me creí el diseño que me enseñaron por lo que me considero un diseñador que solo aborda proyectos sometido a una metodología y siempre ligado al encargo. Es decir, que trabajo siempre para clientes y sobre problemáticas ajenas a mi mismo. En este sentido, carezco de estilo (o eso quiero pensar) y la totalidad de los resultados de mi trabajo, como diseñador, emanan escrupulosamente de las soluciones abordadas vs los problemas planteados.
Aprendí a ser riguroso, metódico y a interpretar el proyecto como un camino con inicio y final, por lo que me exijo estar presente en todas y cada una de las etapas y las soluciones que se aportan para que todo proyecto sea una realidad.

5.- ¿Qué diseñas?

Todo tipo de objetos para los más diversos sectores. Como puede entenderse de la respuesta anterior, el proyecto que tengo siempre sobre la mesa proviene de una esfera alejada de mí mismo y por ende puede provenir desde cualquier sector; iluminación, mobiliario, maquinaría, menaje, farmacia, deporte, etc…
Ser especialista en diseño, bajo mi humilde punto de vista, creo que acaba resultando ser algo bastante aburrido y supone desaprovechar la capacidad que tenemos como diseñadores.

6.- ¿Cómo descubrió su vocación?

Una tarde de verano, sentado en un banco público, caí en la cuenta del enorme universo artificial que me rodeaba; automóviles, mobiliario urbano, farolas, juegos infantiles, mochilas, contenedores de residuos, marquesinas, (…) Y me pregunté si existía un profesional específico dedicado a pensar y decidir como debía ser todo aquello.
Posteriormente preguntando e investigando, descubrí que ese profesional se llamaba “Diseñador Industrial”. Así que empecé a devorar todos los libros que existían de diseño en la biblioteca pública de mi ciudad. Fue un tiempo revelador y todo un flechazo intelectual que, con sus baches, aun me dura.

7.- Si no hubieras sido diseñador ¿Que le hubiera gustado ser?

En mi memoria aun guardo con mucho cariño los tiempos en que, de niño, quería ser veterinario y hacer safaris con uno de mis mejores amigos de infancia. Pero seguramente si no hubiera escogido el diseño industrial creo que tampoco hubiera apostado finalmente por la veterinaria así que, sinceramente, no se que hubiera acabado siendo.

8.- ¿Qué es el diseño para usted?

Esta respuesta la tengo muy clara desde siempre y la puedo reducir a una sola palabra: Comunicación. Los diseñadores resolvemos problemas prácticos pero en esencia comunicamos los “como”, los “para qué” y los “porqués” de todo aquello que nos rodea.

9.- Tres adjetivos del diseño español

Coherencia (en términos de racionalidad), expresividad y calidad.

10.- Un maestro o ejemplo a seguir

Todo diseñador con productos en el mercado es siempre, por lo menos para mi, un ejemplo a seguir. Tengo muy presente el tremendo e importante esfuerzo que hay que hacer para que un producto vea la luz y valoro a todos los diseñadores que han hecho realidad cualquier proyecto. Es la evidencia más clara de haber resuelto problemas. Pero si he de concretar, me quedo con Vico Magistretti, André Ricard o ya más actuales Ramón Benedito y Mario Ruíz.

11.- Una herramienta preferida

Cualquier elemento que me permita hacer un trazo sobre un papel y poder expresar ideas.

12.- Un lema o una cita famosa preferida

Me gusta mucho “disueño”. Creo que es de Juli Capella.

13.- Un lugar donde inspirarse

En términos de diseño, en cualquier contexto pero siempre dentro del propio proyecto.

14.- Un lugar donde desconectar

Para un diseñador en activo eso es, normalmente, una utopia.

15.- Pensaste en cambiar de profesión cuando…

Si he de ser sincero, casi a diario me invade, en un momento u otro, ese pensamiento. Creo que con ello intento decirme -y evidenciar- a mi mismo lo duro que es esta profesión. Por lo menos para mi.

16.- Un momento de inflexión en su carrera

Los primeros concursos de diseño que gané porque, no solo me permitieron poner en práctica mi visión del diseño sino que me abrieron la puerta a los primeros clientes.

17.- El mayor éxito en su carrera

No tengo sensación de haber alcanzado ningún éxito. Pero, por el contrario si que me siento enormemente gratificado con cada proyecto que emprendo y cierro. Al fin y al cabo es mi trabajo y dedico gran parte del día a ello.

18.- Un diseño que lleva tiempo aparcado en un cajón

Al trabajar siempre bajo encargo no tengo muchos “cajones oscuros”, la verdad.

19.- Un material

Todos. O cualquiera. En su justa proposición dentro de un proyecto de diseño los materiales suponen ser la clave del propio proyecto. En este sentido, no tengo ningún material prefijado porque lastraría la mayoría de las soluciones.

20.- Un color

Aquel que está bien aplicado siempre me gusta. Tampoco tengo un color preferido pero como me han hecho tantas veces esta pregunta he acabado afiliándome al cian.

21.- Una forma

Me gustan todas las formas que se entienden dentro de las necesidades del proyecto, más si consideramos al diseño industrial como una herramienta de comunicación. Pero es cierto que tengo predilección por las formas más básicas porque las considero tremendamente optimizadas, versátiles y fundamentales.

22.- Un estilo

En diseño no me permito ni buscarlos ni encontrarlos.

23.- ¿Recta o curva?

Unas veces una, otras la otra e incluso ambas. Según se necesiten.

24.- Un diseño preferido

Muchos. Por ejemplo, cualquiera de los maestros antes citados, como el cenicero Copenhague de André Ricard, aunque fumar ya no esté de moda.

25.- Un país como ejemplo a seguir

Cada uno de los países que han acabado convertidos en emblema del diseño han sabido “vender” una particularidad muy concreta así que, en general, todos me gustan como ejemplo porque nos ofrecen cosas bien distintas; Italia, Alemania, Francia, Países Nórdicos,…

26.- ¿Le importan las tendencias?

No me importan las tendencias en diseño de producto. Pienso que son un lastre que no permite soluciones objetivas.

27.- ¿Con quién le gustaría trabajar?

Aunque concibo el diseño como un acto tremendamente individual, es cierto que no he trabajado nunca solo. Pero como los equipos dependen, más de los proyectos y de los perfiles que se precisan que de mi mismo, quizás sería muy interesante compartir proyecto con Ramón Benedito porque aprendería mucho, mucho.

28.- Si volvieras a empezar

Seguramente haría lo mismo. Me reconozco un “burro” que tropieza dos veces con la misma piedra.

29.- ¿Que haces cuando no diseñas?

Desde hace unos años, mi tiempo es para mi hijo y mi familia. Y siempre es, lamentablemente, poco.

30.- Un defecto

Muchos. Por ejemplo creerme demasiado todo esto del diseño. Considero que son muy afortunados todos aquellos que saben desconectar del diseño y que tienen, respecto a él, pensamientos mucho más banales o frívolos, estén o no en lo cierto.

31.- Una manía

Salvar estados de proyecto y/o actualizaciones constantemente en diferentes PENDRIVES.

32.- Una virtud

Salvar estados de proyecto y/o actualizaciones constantemente en diferentes PENDRIVES. Me ha sacado de más de un apuro.

33.- Un objetivo

Seguir viviendo del diseño. Más que nada porque creo que ya no se hacer nada diferente, profesionalmente hablando.

34.- ¿Qué talento desearía tener?

Como diseñador me gustaría tener una gran capacidad de imaginación que vaya más allá de la viabilidad porque suelo imaginar solo cosas que sean posibles.

35.- Si pudiera elegir a cualquier persona del sector (fallecido o vivo) para una cena ¿A quién elegirías?

Seguramente me iría de cena de grupo con varios integrantes de la Bauhaus. Creo que la sobremesa y sobretodo la fiesta posterior serían realmente interesantes.

36.- En tus inicios, ¿Cómo buscabas trabajos?

Los concursos me abrieron la puerta de los primeros clientes y trajeron también algunos de nuevos así que he tenido la enorme fortuna de no haber buscado trabajo directamente como tal. Hoy puedo decir que es una gran suerte porque soy un pésimo comercial.

37.- ¿Qué consejo podrías dar a los nuevos diseñadores industriales?

Que mantengan siempre la ilusión. Siempre es siempre. Hay muchos momentos bajos y tener reservas de este combustible ayuda en muchos momentos.

38.- ¿Cómo crees que se puede cultivar el ingenio?

Aprendiendo a mirar. No todo es lo que parece y en cualquier lugar podemos hallar una solución a un problema que necesitamos resolver.

39.- ¿Cómo ha influido en su carrera la tecnología?

Lógicamente la tecnología ha influido mucho y muy positivamente. De diseñar en papel a modelar en 3D –y ahora también imprimir- hay un abismo en lo que se refiere a tiempos, comunicación con el cliente e información validada de proyecto. Hoy, sin duda, la tecnología determina los resultados en diseño.

40.- Recomienda un libro, una película o una canción

Blade Runner, de Ridley Scott. Al margen de la historia y lo bien hecha que está la película, siempre me hizo mucha gracia lo de “Diseñadores genéticos”. Por cierto, una cosa que hoy ya no suena tanto a ciencia ficción… La literatura y el cine han dado muchos visionarios.

41.- Su recuerdo favorito de su formación académica

Las charlas y debates entre mis compañeros y profesores en clase de crítica y las reflexiones que motivaban a mi regreso en tren a casa. Aprovechaba realmente los trayectos.

42.- Una escuela de diseño como ejemplo a seguir

Hoy la formación ha cambiado mucho. Y como tampoco puedo ir en contra de los deseos y las preferencias de los más jóvenes, ni quitar méritos, imagino que lo más correcto es decir; Elisava, Barcelona.

43.- ¿Trabajo en equipo o trabajo individual?

Esta cuestión, como he dicho antes, no depende exclusivamente de uno mismo sino del proyecto. No obstante, al final siempre acabas trabajando en equipo, en mayor o menor medida, sencillamente porque todo problema de diseño suele ser complejo y un diseñador no suele tener capacidades sobre todos los elementos que intervienen.
¡Ah! Los clientes también cuentan y deberían ser los primeros de la lista para formar equipos.

44.- Proceso creativo preferido

Análisis, análisis y análisis. Soy bastante riguroso. Desde hace tiempo organicé mi propia metodología y le puse el bonito nombre de “Metodología Circular” porque concibo el diseño como un viaje sin brújula pero con un destino muy definido.

45.- Parte que menos le gusta de diseñar

Con la edad, la experiencia y entendiendo que el diseño es una labor muy dura, es cierto que cada vez me cuesta más meterme con las labores más mecánicas y aburridas, como los planos y/o soluciones estrictamente técnicas.

46.- ¿Cómo es tu relación con tus clientes?

Normalmente es muy cercana y transparente. Con aquellos clientes que son además dueños de su propio negocio la relación es sobretodo muy familiar. Se juegan contigo su dinero y me gusta que perciban el compromiso que adquiero.

47.- ¿Hasta que punto podrías ceder para contentar a un cliente?

Normalmente siempre cedo. No solo porque considero que el diseño debe ser así sino porque en esa sumisión está el auténtico reto, ¿no?

48.- ¿Está estancando el diseño industrial en España?

No creo que el diseño industrial en España esté estancado, solo que nuestro diseño, por lo menos en nuestro país y para nuestro país, está limitado en referencia a la importancia que logramos dar a la industria en cada contexto social general. Y durante los últimos años hemos perdido fuelle en este sentido. Pero lo recuperaremos, estoy muy seguro.
Desde el punto de vista del diseño español fuera de nuestras fronteras, podemos decir todo lo contrario porque goza de una extraordinaria salud representada por multitud de diseñadores y estudios que trabajan para un gran número de importantes empresas extranjeras de nivel mundial.

49.- ¿Qué ciudad española abandera el diseño nacional?

Tradicionalmente fue Barcelona. Un liderazgo que pienso que aun conserva si atendemos la cantidad de estudiantes de diseño de todos los lugares que acaban pasando finalmente por aquí.

50.- ¿Por qué no se reconoce en España el diseño industrial?

Si que está reconocido pero está claro que desearíamos que lo estuviera mucho más y de forma más sonora y pública.
Las industrias actuales saben de la importancia del diseño y nos tienen en cuenta, de eso no tengo duda.

51.- Un proyecto soñado que nunca ha realizado

Un vaso para beber agua. Seguramente el día que me lo encarguen podré constatar de forma fehaciente lo difícil que es el diseño.

52.- ¿Qué objeto ya existente te hubiera gustado diseñar?

Ufff, muchos, hay grandes diseños. Por ejemplo la silla Toledo de Jorge Pensi. Todo un icono intemporal…

53.- Carta libre

Sin reflexión no hay diseño.

Agosto 2017