Ayer, hoy y siempre; diseñadores

Probablemente un diseñador industrial del siglo pasado, pongamos de los años 50, se enfrentaría en la actualidad de forma bastante similar a los proyectos que lo hacemos nosotros hoy. Es cierto que dispondría de más herramientas, posibilidades y recursos que, de conocerlos, mejorarían seguramente los resultados pero no afectarían a lo sustancial de su planteamiento.

Las variables que están cambiando en nuestro sector responden más bien a la ampliación de nuestras posibilidades como diseñadores respecto a los resultados pero no tanto respecto a la secuencia que llevamos a cabo para lograrlos.

Estas variables, pese a muchos, no hacen al diseñador y muchos menos configuran al diseño industrial como disciplina.

¿No ha sido un enorme error fundamentar –y reducir- nuestra profesión a estos factores?

Marzo 2016