Un diseño que tiende a ser menos diseño

Pienso que en los últimos años los diseñadores hemos diversificado en exceso nuestro campo profesional. Sólo tenemos que repasar la multitud de cargos y experiencias que la mayoría de diseñadores señalan en sus CV.

Hemos sido capaces, alentados desde otros sectores y sobretodo desde el nuevo -que no mejor- planteamiento académico de la disciplina, de inventarnos nuevas oportunidades y salidas profesionales que hasta hace bien poco eran terreno de otros, o de nadie.
Nos han hecho creer -y lo hemos querido creer- que el diseñador es algo más que un diseñador.

Y no dudo que esto no haya sido bueno, en parte, para mitigar la dureza de unos años dónde la crisis ha ido mermando las ofertas laborales pero creo que el coste que hemos pagado ha sido muy alto: Alejarse, en cierta manera, del diseño. Aunque neguemos, no se porqué extraña razón, esta evidencia.

Hoy el diseño es un poco menos diseño. Quizás es hora de abrir los ojos y volver a simplificar hasta el punto de reencontrar la esencia de una profesión indispensable.

No se que pensáis vosotros...

Octubre 2014