Diseño industrial para ser felices

Hagamos un sencillo ejercicio. Abramos nuestras redes sociales más habituales o incluso google y busquemos “diseño social”, “diseño sostenible”, “diseño de servicios” y otros muchos conceptos hoy tan habituales en torno al diseño industrial.
O simplemente contemos las veces que hemos leído y oído este tipo de ideas en los últimos días.

¿Cuál ha sido el resultado? Disponemos de mucha información ¿verdad? Excesiva, diría yo. Desde definiciones de lo que podrían ser presuntas disciplinas, cursos y tendencias hasta empresas aparentemente especializadas en estos conceptos…

Ahora busquemos “Diseño para ser feliz” o “Diseño para ser felices”.
Y, bien ¿Cuál ha sido el resultado ahora?. Algo menos, por no decir nada en la inmensidad que supone Internet ¿verdad?

Cada cual puede extraer sus propias conclusiones. O no extraer ninguna. En cualquier caso encuentro interesante reflexionar un poco al respecto. Merece la pena hacerlo porque muchos podemos descubrir más interesante pensar, en términos futuros, en un diseño industrial que sea realmente un vehículo para ser y hacer felices. Al fin y al cabo la felicidad es el mayor anhelo del ser humano. No tengamos miedo en adquirir la mayor de las resposabilidades.

Os deseo a todos unas muy felices fiestas, una cálida Navidad al lado de vuestros seres más queridos y una genial entrada al 2013.

Diciembre de 2012