Tertulias de Diseño Industrial. La importancia de hablar sobre nuestra profesión

Tomando como excusa la jornada de puertas abiertas que se realizó en el seno del BCD Design Week 2012, tuve el inmenso placer de reunirme un ratito con los diseñadores de TempusFugit Studio y otros colegas que coincidieron esa tarde en la visita.

No cabe duda de que para un diseñador hablar de diseño industrial es algo muy gratificante y aleccionador. Hacerlo además con gente que puede aportar nuevos puntos de vista aun lo es más. Y hacerlo con colegas de profesión que hace tiempo que no ves físicamente así como con otros a los que solo conocías de las redes sociales, es sencillamente todo un lujo. Este fue el caso.

La tarde derivó, más allá de conocer los últimos proyectos de TempusFugit Studio y sus puntos de vista sobre su propio trabajo, en una tertulia realmente interesante donde se abordaron un gran número de temas muy diversos e interesantes, tales como la enseñanza del diseño industrial, el papel de la ingeniería, la actitud del diseñador frente a los factores que genera un proyecto, la resposabilidad del diseño, los clientes, los proveedores, el momento de crisis actual, el futuro del diseño, la sostenibilidad, anécdotas,…

Fueron algo más de un par de horas que realmente dieron para mucho si tenemos en cuenta que cada afirmación y/o cada opinión vertida sobre la mesa tenían concentrada una gran experiencia profesional.
Debo reconocer que aprendí mucho y espero que los asistentes también tuvieran esta impresión. Este tipo de charlas vienen a ser una especie de clase magistral. Algo impagable.

Me quedo con muchas de las cosas que se dijeron pero sobre todo me quedo con la confirmación de lo importante que es hablar del diseño industrial, o del diseño en general, entre nosotros, los que nos dedicamos profesionalmente a ello.
Haciéndolo podemos entender a la perfección que quería decir Tomás Maldonado con aquello de "Es trabajo de los diseñadores hablar de diseño".

Hecho de menos que nos abramos más. Que compartamos pensamiento. Me preocupa profundamente que no logremos encontrar el tiempo necesario para mantener reuniones de este tipo de forma regular, al margen de las que nos facilitan las redes sociales. Creo que debatir con otros diseñadores es un aspecto básico para romper con el “aislamiento” que podemos sufrir muchos.
Reconozco que el día a día del trabajo nos aleja, pese a que no queramos, de tareas que presuntamente parecen ser prescindibles aunque no lo son. Recibir nuevos puntos de vista, poder aportar también tus criterios y experiencias y discutir sanamente para poner en orden los aspectos más ideológicos del diseño nos hacen mejorar en nuestro trabajo.

Debo decir que esa charla me trajo el recuerdo de muchas tardes de estudiante en las que no hacíamos otra cosa que hablar de diseño. Rejuvenecí.

Hoy con más experiencia y siendo profesionales, es una pena creerse que el trabajo nos haya robado un tiempo para la reflexión compartida. Por ello espero que estas tardes se repitan de forma regular.
Creo que deberíamos encontrar unas horas al mes para explicarnos (entre nosotros los diseñadores) los proyectos. Comentar cómo los abordamos y qué perseguimos. Entender que estas reflexiones son una parte intelectual del diseño y que no solo es necesaria sino totalmente fundamental.

Solo deseo decir, sobre todo a los que seguís esta página, que habléis de diseño entre vosotros. Que lo toméis como una rutina más del hacer diario. Que no perdáis el hábito de buscar cualquier excusa para debatir sobre vuestro trabajo porque este es el mejor antioxidante.

Desde aquí me gustaría agradecer personalmente a Daniel Pegenaute, alma de TempusFugit Studio, que nos recibiera con los brazos y las puertas abiertas y nos enseñara la rebotica de su estudio y de su propio pensamiento como diseñador. Muchas gracias. Tenemos que repetirlo.

Octubre de 2012