La importancia de una definición del Diseño Industrial como base ideológica para el desarrollo profesional y la configuración de los planes académicos del diseño


Agradecimientos

Quiero agradecer a DIZ_Málaga muy sinceramente la invitación para participar en el congreso. De forma muy especial y personal, en representación de todos, a Eva Naranjo y a Pablo Rohrssen.

Agradecer también la presencia de todos los asistentes al congreso. Muchos vinieron de muy lejos y esto siempre supone un esfuerzo.

Muchas gracias a todos.


Introducción

Debo decir que desde que recibí la invitación al Congreso, en la que se me pidió la preparación de una ponencia sobre la Definición del Diseño Industrial, tuve la sensación de que no era yo realmente el más adecuado para tratar el tema propuesto.

Considero que un tema tan complejo, profundo, vital y fundamental del diseño, como lo es éste, podían haberlo tratado de mejor forma otros muchos de mis compañeros. Creo que existen actualmente profesionales que podrían haber aportado mejores puntos de vista, mucha más experiencia al respecto, más investigación o más razonamiento.
Es por está razón que espero que el esfuerzo realizado esté a la altura de lo esperado. Y cómo siempre suelo decir:

-“Si después de leer se motiva en vosotros una nueva reflexión, por pequeña que ésta sea, habrá merecido la pena.”

Creo que dialogar es una de las herramientas más importantes para desempeñar nuestro trabajo como diseñadores. Dialogar en un sentido amplio, metafórico y reflexivo del término.
El diseñador industrial sin diálogo; ese obligado diálogo con la sociedad, con la tecnología, con la economía, con el mercado (…) y con él mismo, no podría realizar su sabor y sin ella obviamente el diseño no es posible.

Dialogar implica además adquirir la capacidad de comprensión y respeto. Considerar que la razón no es patrimonio de nadie y que existen entidades intelectuales más allá de uno mismo.
Es por ello que me decidí por preparar un diálogo sincero. Un diálogo conmigo mismo y con vosotros.
Pensé que trasladaros un diálogo interno podría resultar mucho más dinámico y enriquecedor.

Permitirme entonces, que huya de forma intencionada del detalle de las referencias históricas o los hechos verificados para establecer y compartir con vosotros simplemente mi experiencia y mi pensamiento en voz alta, en forma de reflexión, sobre el diseño industrial y sobre este tema en concreto.


CONGRESO “ESTO ES DISEÑO INDUSTRIAL”

Atendiendo a los tiempos que vivimos, a la visión que se tiene desde fuera y dentro del diseño, a los resultados, a los acalorados debates abiertos existentes al respecto de la finalidad del diseño industrial, su implicación y responsabilidad como agente económico, creo que ha sido muy inteligente empezar este Congreso haciendo una parada en la génesis teórica de nuestra profesión. Es decir, en su definición.

Tenemos ahora la oportunidad de preguntarnos ¿Qué es el diseño industrial? con la clara finalidad de poder establecer su propio futuro.

Debo decir que, intentando centrar el tema de forma específica y concreta sobre la importancia que la definición del diseño industrial tiene para el desarrollo de nuestra profesión y para la configuración de los planes de estudio, omitiré temas que bien podrían alargar la charla durante horas, cómo es el caso del origen del diseño industrial.
No es mi intención tampoco realizar una revisión histórica del mismo. No obstante, cómo es un asunto de vital importancia y conectado a mi punto de partida, os pido que lo tengáis presente. Refrescar los apuntes…

En 2015 se ha producido una nueva actualización de la definición oficial del diseño industrial por lo que considero importante, para todos aquellos que os habéis interesado por esta ponencia, de que dispongáis de ella. Y aunque no cambie notablemente el propósito de este ejercicio intelectual es un nuevo elemento a considerar. Aquí la nueva actualización.


Jose Manuel Mateo Hernández
Diseñador Industrial