Comienza un nuevo curso de diseño industrial

Hoy, más que una noticia es una vivencia, un sentimiento y un deseo.

Tras el verano, época del año en la que más fácilmente disfrutamos de esos pocos días –muy pocos- en que logramos desconectar de todo, se acerca un nuevo curso de diseño industrial.

Un nuevo curso en todos los sentidos. Para unos será un nuevo curso académico propiamente dicho y para otros será una nueva etapa o tramo profesional. En cualquier caso todos los que estamos en este ámbito tenemos seguramente los mismos deseos; estar inmersos en proyectos de forma inminente.

Desde ozestudi hacía mucho tiempo –y es que la crisis ha paralizado mucho la industria y al mercado- que no teníamos nuevamente un comienzo de septiembre así de completo. Arrancamos con 7 proyectos de diseño industrial y 3 de diseño gráfico de los que, como es habitual, os iré poniendo al día desde aquí o desde las redes sociales que tenemos "abiertas" desde el estudio. Es cierto que 4 de ellos son proyectos abiertos en los que nos embarcamos ya en tramos finales pero 6 de ellos los hemos confirmado un poquito antes y/o durante este “parón” estival.
Así que quiero creer, ante este arranque fabuloso –o por lo menos lo es para nosotros y nuestra pequeñísima estructura de estudio de diseño-, que podemos estar ante el esperadísimo principio del fin de la famosa crisis.
Observo un incremento importante de emprendedores que saben que recurrir a servicios de diseño industrial no solo es la mejor estrategia sino que es también la que les puede reportar éxitos de forma más objetiva. Y cuando hablamos de éxito hablamos lógicamente de beneficios y rentabilidad. Parece que a veces hablamos muy poco del enorme valor económico que el diseño puede reportar y quizás por ello éste no llega allí donde debería llegar. Hablemos más sobre lo que el diseño puede reportar a nivel económico a las empresas.

Por otra parte otras muchas empresas ya establecidas también son ahora abiertamente conscientes de que solo a través del diseño -en todas sus disciplinas- es posible sortear este enorme bache que estamos viviendo.
Por todo ello quiero creer que estamos ante el final de un camino tortuoso que se ha llevado, lamentablemente, a muchos por delante. Esperemos que así sea. Que estemos en breve caminando hacía una sociedad que se aleja de la crisis. Una sociedad sin lastre es una sociedad dinámica que lógicamente “consume” diseño y todos, en general; industria, económica, ciudadanía, mercado, etc... ganamos.

Comenzamos, con la fuerza de estas esperanzas, un nuevo curso de diseño industrial. ¡Deseo que sea lo mejor posible para todos!

Espero sinceramente no equivocarme y que este último tramo de año se constate como el tramo en que el País está saliendo del túnel. Que se incrementen la esperanza, las ilusiones y los ánimos de todos. Atrás quedan las vacaciones y ahora toca nuevamente volver al trabajo, volver al diseño.

Agosto de 2012