Diseño Industrial para la sostenibilidad

Esta semana he mantenido una interesante reunión con un importante grupo dedicado a las energías renovables, más concretamente dedicado al sector solar.

Durante los últimos 5 años he tenido la gran suerte de poder participar en el diseño industrial de las nuevas generaciones de captadores solares térmicos de varias empresas, tales como Unisolar, Isofotón o Aplisun entre otras.
Ha resultado muy interesante poder aplicar procesos plenos de diseño a este tipo de productos en el sentido de tener siempre presente que a la fin son productos y así tienen que ser considerados y planteados. Pensemos que hasta ese momento pocas empresas se preocupaban de otras cuestiones más allá de la curva de rendimiento o de la eficiencia del producto. Afortunadamente para el diseño industrial hoy esas mismas empresas son conscientes de que todos los detalles cuentan y de que la aportación de innovación y valor añadido, al margen de la función estricta y el rendimiento, son básicos para un sector que arrastraba cierto descrédito desde la década de los 80-90.

Durante este encuentro se ha podido hablar de diseño industrial aplicado a una nueva gama y generación de captadores, no solo más eficientes sino también más atractivos para el mercado y radicalmente diferentes a lo que existe. En definitiva se ha hablado de futuro y eso siempre es gratificante para un diseñador industrial.

Este tipo de industrias son el sector del futuro y quizás por ello ya podemos ver una dura competencia de productos que provienen de países asiáticos así que desde Europa, en este caso, debemos hacer lo que mejor sabemos hacer, que no es otra cosa que adelantarnos siempre al mercado mediante políticas de I+D+I que nos permitan logran productos de elevada calidad.

Después de unos meses en que el sector de las energías renovables ha estado muy tocado por la cambiante legislación y normativa al respecto (que ha frenado las inversiones), por la caída brusca del sector de la construcción y la crisis en general, parece que vuelve, lenta pero confío en que también continuadamente, a retomar el vuelo.

Mayo 2011