Diseño Industrial del otro lado del Atlántico

Durante los últimos meses he recibido bastantes mails comunicándome que algunos textos de esta web han servido como apoyo, análisis y/o contenido para la realización de múltiples trabajos académicos.

La inmensa mayoría son correos de estudiantes de Diseño Industrial agradeciéndome la labor realizada y la aportación que para ellos ha supuesto cierto material. Me alegra además que muchos compartan opiniones y visiones. Pero aun me alegra mucho más el hecho de que esto sea una excusa para fomentar diálogo y debate.

Principalmente son estudiantes de Universidades de México (diversas zonas) y Sudamérica. Lugares donde el diseño industrial creo que se está potenciando mucho –y muy adecuadamente- a través de unos planes de estudio bastante completos y exigentes. Por lo menos según he podido concluir al revisar varios planteamientos académicos.

Es un Diseño Industrial que parte con la motivadora reflexión de su papel y de su incidencia en esas sociedades (muchas aun en desarrollo), su relación de futuro con la industria y el encaje con una artesanía que, en la mayoría de esos países, supone ser toda una entidad económica y cultural.

Desde aquí quiero dar las gracias a todos los que amablemente me contáis estas experiencias y compartís conmigo vuestra pasión. Es cierto que nos separa un océano pero nos une algo más grande; el diseño.

Quiero agradecer de forma muy particular a E.M.S, la enorme satisfacción -y responsabilidad- que ha supuesto saber que se está valorando mi criterio en la futura implantación académica del diseño industrial en un centro de estudios mexicano.
Entendiendo la importancia que al otro lado del Atlántico presenta el diseño industrial, me siento si cabe, mucho más halagado de que se utilice material mío. Que es siempre vuestro. Gracias.

Diciembre 2013