Diseño Industrial con aire claramente Andaluz

Parece que poco a poco a partir de iniciativas como Baaang!, el buen hacer de la aad (asociación andaluza de diseñadores) y gente como Indico Design, Indiestudio o Flussig Design por citar a algunos que conozco y/o con los que estoy en contacto, el diseño industrial se abre camino con fuerza en Andalucía.
La verdad es que ya era hora. Hace tiempo que venía advirtiendo, positivamente, una irreversible deslocalización del diseño industrial respecto a sus feudos tradicionales.

Si echo la mirada atrás me parece que fue ayer cuando intercambiaba, vía Messenger, impresiones y charlas sobre diseño industrial con un joven diseñador andaluz, estudiante por aquel entonces, que había conocido a través de un foro y con el que siempre, en mayor o menor medida, he mantenido un cierto contacto desde entonces. Él es el fundador y responsable de Indico Design, Juan Antonio Molina Egea.

Hoy me alegra enormemente saber que han recogido recientemente un RED-DOT por el diseño industrial de The Guidoo, una auto-guía electrónica destinada a dar soporte de audio para museos.

Los RED-DOT son una especie de Oscar del diseño. Unos premios que gozan de un gran reconocimiento internacional en el seno del diseño industrial y la verdad es que me alegra saber que uno de ellos, y no será seguramente el último, ha recaído sobre un proyecto de diseño realizado por mi estimado colega de profesión Juan Antonio. Desde aquí y públicamente deseo darle mi más sincera enhorabuena por el galardón obtenido. Me consta además que su estudio está trabajando al máximo y que están haciendo cosas muy válidas así que es mejor que no les perdamos la pista porque darán mucho que hablar.

Es indudable que el mapa del diseño industrial español está cambiando y hoy el diseño tiende a expandirse y se deslocaliza de las zonas tradicionalmente con más cultura de diseño. A mi parecer esto es muy bueno y si somos capaces de aparcar ciertas rivalidades o tópicos absurdos permitiremos, si tenemos la fortuna de gestionarlo bien y de administrar la más adecuada divulgación y promoción del diseño, que la industria andaluza pueda ir adquiriendo importancia y pueda iniciar un ciclo de creación y crecimiento que fomente una economía mucho más reforzada en este sentido. Un cambio económico que siempre sumará a favor de todos.

Hoy el Diseño Industrial huele especialmente a jazmín y tiene la luz de Andalucía.

Pienso que el diseño industrial no tendrá realmente el reconocimiento, la defensa y la divulgación que se merece a nivel estatal hasta que éste no logre generalizarse alejándose de los privilegios y de un cierto elitismo que fomentan las restricciones geográficas. Por ello ante este tipo de noticias hoy los diseñadores industriales, seamos de donde seamos, debemos estar un poco más contentos..

Julio 2011