El nuevo Iphone. Diseño Industrial al servicio de una marca y sus usuarios

Como no podía ser de otra forma, con gran expectativa y bajo el espíritu de saberse un gran acontecimiento, se ha presentado el nuevo Iphone. Finalmente no hemos podido disfrutar del nuevo modelo N.5 aunque la nueva versión 4S es todo un portento tecnológico.

No cabe duda de que “el teléfono” de Apple se ha convertido en un objeto “de deseo” para sus fans más incondicionales. Lo es precisamente por un principio bien sencillo; Apple compagina el buen desarrollo tecnológico de sus productos con un excelente planteamiento de diseño industrial. Esto le ha permitido, también a través del valor que ha ido aportando a su marca a lo largo de los años, conectar con la mayoría de sus usuarios. Hoy fieles seguidores.

Es difícil saber que sería de esta particular línea de productos sin la excelente promoción y el marketing aplicado, es decir sin estos eventos mundiales que generan tanta noticia, focalización y espera. Seguramente, como objetos y como productos, con un muy cuidado diseño industrial y un excepcional planteamiento estructural se hubieran logrado posicionar seguramente donde se merecen. No muy lejos de donde ahora están.

Son objetos que destacan por su depurado y personal lenguaje formal. Por su estructura, por los materiales, su calidad, su facilidad de uso y la relación que el usuario establece con ellos. Productos "redondos" donde el diseño industrial ha resuelto presumiblemente a la perfección la mayoría de problemas con los que se ha enfrentado. El resultado de todo esto es básicamente su propia estética que es la que nos permite entenderlos como productos bien hechos y esto tiene mucho valor hoy día.

Desde el punto de vista del diseño industrial podemos ir un poco más lejos y decir que el equilibrio del producto está en lograr integrar, de forma sútil y elegante, las tecnologías más avanzadas con los procesos más habituales y comunes.
Contrasta el elevado valor tecnológico del objeto con su aparente limpieza estructural y las tecnologías básicas utilizadas para su fabricación.

Gran parte de la responsabilidad de los objetos Apple recae en Jonathan Ive, uno de sus fantásticos diseñadores industriales. Tanto es el éxito de sus planteamientos, al más puro estilo Dieter Rams (si se me permite la comparación), que ha ido creando escuela más allá de una mera tendencia de mercado. Hoy son muchos los diseñadores que buscan esa misma esencia y sencillez en sus propuestas de diseño industrial.

En definitiva un diseño industrial bien planteado donde no solo "menos es más" sino que ha de ser exactamente lo suficiente.

Octubre 2011