La Sostenibilidad contemplada desde el Diseño Industrial

Este es quizás el punto más breve y sencillo de esta reflexión al respecto de la sostenibilidad desde la intimidad del diseñador. Y lo es porque ya se han desvelado gran parte de los secretos que nos permiten saber donde reside la sostenibilidad en el diseño industrial.

Solo falta hilvanar y encajar todos los conceptos e ideas que se han ido tratando en los puntos anteriores y sumarlos para generar un resultado lógico y comprensible que justifique lo que se ha expuesto.

Hagámoslo.

Si contemplamos un diseño industrial independiente y general, es decir al que se aludía muy al inicio de la exposición, admitimos que está caracterizado por el hecho que integra todas aquellas dinámicas y/o factores que puedan afectar al propio resultado de diseño –incluidos los factores ecológicos-, entendemos que está sometido siempre, y en esencia, al respecto del ser humano y su entorno y además le presumimos un enfatizado sentido común fundamentado en su carácter intelectual, no podremos hacer otra cosa que interpretar que la sostenibilidad no puede estar al margen de la disciplina sino que está, en gran medida, dentro e integrada en su propia estructuración.


Nuevamente todo es aparentemente así de sencillo.

La complejidad, esto también es hora de decirlo, nos anuncia en diseño industrialpero se hace extensible a otros muchos ámbitos de la vida- que ciertos aspectos no han sido abordados con éxito. Es decir, supone muchas veces no haber logrado una sinceridad esencial. Nos complicamos porque no hemos sido capaces de sintetizar o de ser más claros.

Esta constante e intencionada confusión es también utilizada por los mercados (nada escapa a ellos). Quizás por esta razón pueda comprenderse porque se nos presenta una sostenibilidad tan compleja. Con un discurso denso que hace tiempo que muchos no entendemos. Seguramente porque es la única forma de la que el mercado dispone para dar cabida a unos nuevos “productos”, entendiendo productos como aquellos servicios, enfoques, disciplinas, profesiones, etc,… que explotan estos temas y que están aflorando a diario.

Por este motivo, nuevamente debemos exigirnos rigor profesional. Lograr una debida perspectiva de las cosas y entender que gran parte de las soluciones están siempre en nuestras propias manos a través de la mejor práctica, de forma general, de nuestras profesiones.