La sostenibilidad desde la intimidad del diseñador industrial

Introducción

El pasado día 25 de Abril de 2012 fuí invitado a dar una conferencia sobre diseño industrial y sostenibilidad en la 1era jornada organizada por Zebro. Un grupo de estudiantes de la UMA.

He creído conveniente dejar expuesta aquí la ponencia tal cual la preparé para esa jornada. Espero muy sinceramente que sea de vuestro interés.

Cabe decir que el punto último de la ponencia; el caso de estudio, está expuesto en la web aquí.

Si os resulta más cómodo podéis descargaros un PDF completo desde aquí.

Prólogo

A Pablo,

“Alguien dijo alguna vez que lo más inteligente que puede hacer el ser humano, al respecto de las conversaciones, es hablar sobre su trabajo.”

Los que me conocen bien saben lo mucho que me gusta hablar de diseño. Al fin y al cabo, les digo, es lo que ocupa el mayor número de las horas de mis días. Todos los diseñadores sabemos además la pasión que nace en nuestro interior, más cuando es una disciplina vocacional como es mi caso.
Por ello cuando me invitaste a la jornada pensé muy seriamente sobre que podía hablar y que es lo que podía ofrecer. A mis amigos les puedo hablar sobre cualquier aspecto de diseño. Ellos son profanos en la materia y cualquier cosa les sorprende. Pero preparar un tema sobre diseño, del que tus colegas puedan aprender alguna cosa, tiene un poco más de responsabilidad. Y aun dudo de que sea capaz.
Además tengo la seguridad de que muchos de los asistentes, y seguramente tú mismo, sabréis de diseño mucho más que yo, por lo que desde que me invitaste he sabido que debía ofrecer algo que yo poseyera pero la mayoría –aun estudiantes- no.

“Lo único que tengo para ofrecerles -me dije- es mi propia experiencia y mi pensamiento más personal como diseñador, que aunque no sea acertado por lo menos es el mío y no lo habrán oído”.

Ya tengo tema, Pablo. Pero hablar de lo que siempre suelo hablar no compensa, por la facilidad que supone para mí, la ilusión y las expectativas con las que imagino que me has invitado. He pensado entonces que el mejor agradecimiento que podía ofrecerte, a ti y a los asistentes, es mi propio esfuerzo y mi propio trabajo para la preparación de esta charla. Otra cosa muy distinta, si me permites una sincera observación, es que esté a la altura y/o sea realmente de vuestro interés.

Con esta clara intención de aprovechar la oportunidad ofrecida, de no “gastar cartuchos en balde” y mostrarte de forma evidente mi gratitud, finalmente he decidido escapar de los tópicos que se dan en un evento como este. Por esta razón no he preparado una revisión sobre mi propio trabajo. Es decir, que no pasaré decenas de diapositivas de un proyecto tras otro. Creo que no aporta gran cosa considerando que son de dominio público a través de mi web. Ni tan siquiera revisaré los proyectos más importantes que he realizado en el seno de las energías renovables y que incluso han sido motivo de premios y reconocimientos. Todo ese material, que está en parte muy relacionado con el tema de la jornada, estará poco a poco en la web y también podrá revisarse abiertamente.

Tampoco me ha motivado preparar una ponencia farragosa y soporífera llena de tecnicismos o conceptos complejos sobre un tema excesivamente específico. Más sabiendo que mi exposición es una de las últimas y –aunque espero que no- el cansancio habrá seguramente mermado algo los ánimos. Por no hablar de las bajas sufridas a esa hora porque el miércoles es día de semifinales de Champions. No podemos olvidarlo. Y es que somos personas antes que diseñadores.

Así que me he propuesto hablar sencillamente de mi visión al respecto de mi profesión. Hablar de Diseño Industrial. A secas.

Y, ¿dónde queda la sostenibilidad en este austero “a secas”?, podrás pensar.
Indiscutiblemente dentro de nuestro trabajo como diseñadores industriales. La sostenibilidad, bajo mi punto de vista, es una parte intrínseca, fundamental e indivisible del diseño. Y este es al fin mi tema, si te parece.

Un diálogo interno que he titulado; “La sostenibilidad desde la intimidad del diseñador industrial”. Es decir, hallar y entender la sostenibilidad desde nuestro ámbito más personal-profesional. Podríamos decir que desde la exclusividad del diseño industrial.

Para acabar este prólogo que lógicamente está dedicado a ti y que me ha servido para exponer abiertamente la selección del tema, me gustaría remarcar que no soy un experto en nada. La visión aquí mostrada es totalmente subjetiva. Así que os pido perdón si no encontráis en mis ideas los mínimos elementos que puedan motivar en vosotros nuevas reflexiones.

Debo decir que por este reconocido carácter “subjetivo, íntimo y personal” tampoco utilizaré referencias externas, ni en medida de lo posible, palabras de terceros.
Esto último está muy bien porque evitas mentir por otros, si se me permite la broma. Aquí el único que se equivocará seré yo mismo.

Sencillamente tan solo deseo establecer un diálogo sincero entre colegas de profesión porque todos compartimos seguramente una misma pasión: El diseño industrial.

Ahora solo cabe esperar que esta 1ra Jornada sobre Diseño y Sostenibilidad sea un éxito sin precedentes para que se recompense el esfuerzo de todos los que la habéis hecho posible.

Muchísimas gracias por la invitación y muchas gracias por este tipo de iniciativas.

Un abrazo.

Jose Manuel Mateo Hernández
Diseñador Industrial