El diseño del Trofeo del Primavera Sound de Barcelona

Como ya he dicho a razón de este mismo proyecto; diseñar un trofeo no es un ejercicio de diseño industrial sencillo. Y no lo es por cinco motivos fundamentales, como son:

- Ir más allá del mero valor decorativo.

- No caer en ciertos tópicos.

- Incorporar toda una serie de simbología asociada al mérito y al contexto que suscita el encargo.

- Equilibrar el valor visual y material del objeto.

- Lograr que su resultado sea de fácil y sencilla lectura.

De esta manera el diseño de un trofeo no dista mucho del diseño de otro tipo de artefactos aunque sus resultados puedan ser aparentemente más complejos. La metodología de diseño, el proceso llevado a cabo y todas las soluciones técnicas que han de lograrse dibujan exactamente la misma trazabilidad que para cualquier otro tipo de encargo. Y lógicamente los problemas de gestión también son muy similares.

Dicho esto, es para mi un placer poder mostraros el resultado del diseño de Trofeo del Primavera Sound que hemos realizado en el seno de ozestudi y explicaros algunas de sus claves.

Permitirme que, entendiendo el valor simbólico que se ha buscado en su resultado, no desvele al completo detalles de la decodificación formal y estructural que habría de llevarnos a su total comprensión. En este caso prefiero que seáis vosotros mismos los que os dejéis llevar por lo que estáis viendo e interpretéis aquello que os evoca el objeto. De esta forma os emplazo a mirar lo más evidente pero sobretodo también a que vayáis un poco más lejos porque no todo queda explicado aquí.

Ante el deseo de lograr una entidad integral y compacta hemos trabajado con materiales y tecnologías que nos permitían conformar estructuras y lenguajes formales a partir de una única pieza. Una estructura que fluyera de forma contínua para representar cierta musicalidad y ritmo.
Todo ello siempre teniendo en cuenta que no podíamos recurrir, por lógicas necesidades del proyecto, a grandes inversiones y/o procesos masivos de producción.

Bajo esta premisa la chapa de aluminio, un material que nos permite excepcionales acabados, muchas posibilidades de transformación así como emitir un intrínseco valor tecnológico, se antojaba como uno de los materiales más idóneos para abordar la solución. Por otra parte, el hecho de plantear el objeto en un único material -aluminio- nos permitía un mejor control sobre su impacto medioambiental puesto que es una pieza íntegramente reciclable.
Cabe decir que el tamaño lógicamente también nos marcaba un umbral de peso en relación a los materiales y su percepción. De esta manera el aluminio nos ofreció la excepcional ligereza que buscábamos para trasladar el "peso" real de la pieza a su planteamiento emotivo.

A partir del desarrollo plano de una chapa de aluminio de 6 mm y mediante corte, fresado, doblado y/o curvado logramos levantar una estructura totémica que incorpora de forma compacta, pero debidamente separadas, todas las partes y/o elementos que conforman el propio trofeo. Es decir, disponemos a partir de un único material y formato de la base (peana) del trofeo, de su propia zona de lectura y personalización, de su referencia contextual y de la representación de la entidad promotora; mediante la incrustación en aluminio negro del logotipo del Festival Primavera Sound.


En la imagen superior puede verse parte de la idea preliminar original (3D) tal cual se presentó a la organización.


En la imagen superior pueden verse los bocetos iniciales y las primeras pruebas en papel para redimensionar adecuadamente el objeto.

Desde el punto de vista formal, ni su presencia ni sus dimensiones son en absoluto aleatorias. Y si bien su propia forma se levanta elegante de la superficie y se nos presenta como una entidad propia, exenta, suave y esbelta, está basada en la sección de un mástil de guitarra que se potencia además con el fresado de las líneas verticales que, al margen de darle altura suponen ser la representación simbólica de las cuerdas. Un instrumento, no solo con el que se componen muchas obras sino también muy común en la mayoría de grupos que tocan en el festival. Y porqué no decirlo, suponía poder hacer un guiño subliminal al maestro Paco de Lucía, recientemente fallecido cuando estábamos en el epicentro del proyecto.

Aunque la intención siempre fue que el trofeo funcionará de forma autoportante (como así es en realidad), finalmente se diseñó un packaging para facilitar su transporte.
Teniendo en cuenta el valor de protección que debía tener el pack, se planteó un tubo de policarbonato transparente en el que la pieza queda totalmente expuesta a nivel visual, lo que nos permite prescindir de cualquier tipo de descripción exterior, enfatizando su función principal como elemento exclusivamente protector.

La verdad es que fue un proceso de diseño industrial muy ameno en el que nos divertimos mucho aunque, como he dicho, no fue un proyecto fácil. Pero ahora ya podemos decir que llegamos a una solución con un elevado valor funcional y simbólico que, no solo ha logrado diferenciarse de proyectos tipológicamente análogos sino que mediante el diseño se ha potenciado todo su valor dando la mejor imagen y calidad al Primavera Sound.

De esta forma estamos seguros (o por lo menos lo deseamos) de que la pieza ostentará un privilegiado lugar en alguna de las estanterías o mesas del Sr. Christof Ellinghaus al que le fue entregado el trofeo.


Aunque la pieza es aparentemente muy sencilla, la calidad pretendida nos obligó a realizar muchas pruebas y variaciones de ángulos, radios y medidas para que el resultado fuera el prestablecido. Aquí pueden verse pruebas de regatas, profundidades, ángulos y radios.


Aquí puede verse parte del proceso de fabricación. Pruebas de ajustes, acabados, grabado láser...



Arriba, la foto del resultado final. Puede verse la poca variación entre la idea entregada al cliente y el resultado. Lo que evidencia, no solo un buen proceso de diseño industrial sino una buena gestión del mismo hasta su fabricación.


Aunque no somos muy dados a plantear muchas alternativas y/o planteamientos de diseño para no marear a los clientes, en este caso, dado el marcado perfil simbólico y representativo que se deseaba, se trabajaron 5 conceptos diferentes fundamentados en la iconografía del Festival Primavera Sound y/o su contexto; El Fórum de Barcelona.


En la imagen superior pueden verse los 4 conceptos que se presentaron junto con la propuesta seleccionada. Cada uno de ellos está fundamentado en un elemento simbólico. Todos relacionados con la música y/o el contexto. En este caso la número 1 evocaba una púa de guitarra, la número 2 jugaba con la conformación de una “P” según se mirara el trofeo, la número 3 representaba el reconocido escenario San Miguel y la número 4 estaba basada en la representativa estructura solar del Fórum. Finalmente la sencillez, la limpieza visual y la propia estructura declinó la balanza en la idea que se ha desarrollado.


Quisiera agradecer desde aquí, una vez más, a la organización del Festival Primavera Sound la oportunidad que nos han ofrecido al delegar en nosotros este proyecto. A Fuhtah, S.C.P. por haber compartido con nosotros -mano a mano a un mismo nivel- el proyecto y sus problemas. La verdad es que sin ellos no hubiera sido posible hacerlo realidad.
También quiero dar las gracias a Anodizados BP, S.L., en representación de todos los proveedores que han intervenido en la fabricación de la pieza, la dedicación, el mimo y la profesionalidad que nos han procurado.
Muy sinceramente, muchas gracias a todos. Ha sido un enorme placer compartir este reto con todos vosotros.

Mayo 2014