Box Medic. Diseño desde la raíz

Aunque no es un proyecto de diseño industrial me ha parecido interesante hablaros de uno de nuestros últimos proyectos de diseño gráfico puesto que los análisis, las metodologías utilizadas y las gestiones de diseño son muy similares a las llevadas a cabo en cualquier otro tipo de proyectos de diseño.

Podemos decir que las imagenes corporativas son proyectos que todo diseñador anhela realizar. Seguramente porque son el pilar fundamental en el que se sustenta toda la estrategia comunicativa de una empresa. Es su imagen más directa, la que menos miente, la más clara y rápida. Su carta de presentación.

Diseñar una “marca” es un proyecto de “raíz” en los que debe tenerse en cuenta el crecimiento controlado de todos los demás recursos gráficos (y no gráficos) que conformarán, a lo largo de los años, la imagen que la empresa transmite a la sociedad. Es un proyecto que debe permitir su propio crecimiento.

Son trabajos en los que no puede –o no debería- haber medias tintas y en los que el resultado habla claramente del equipo de diseño y su visión sobre la disciplina. Encargos que indudablemente marcan.

Éste que os presento ahora es un trabajo de naming e imagen corporativa para una empresa que ofrece espacio, recursos administrativos y todo tipo de gestión para profesionales de la medicina.
Una empresa fundada en 2014 por un equipo muy joven, pero altamente experimentado, que desea aportar, no solo un valor diferencial con una nueva visión en este tipo de servicios sino toda una manera de hacer y de ser.

Con la intención de poder operar como franquicia el proyecto tiene además que cumplir con la sencillez y la versatilidad que, por lo menos nosotros, le presuponemos a este tipo de encargos.

En la imagen superior puede verse la marca Box Medic.

Bajo el nombre de Box Medic, el logotipo nace de la “sencilla” idea de que los usuarios sean capaces de leer una CRUZ (con el valor simbólico que ese elemento conlleva dentro de una empresa del sector médico) o la “X” natural que incorpora lógicamente el nombre. Una solución que evita tener que añadir un imagotipo y/o un recurso similar, tan manido en este tipo de sector.

Huir de los tópicos sin complicar la lectura del resultado y/o no caer en una obviedad anodina es un ejercicio de equilibrio que todo proyecto de diseño gráfico debe abordar.

De esta forma, sin necesidad de alterar ningún carácter ni inventarse recursos complejos y/o sumar elementos gratuitamente, basamos toda la potencia de la marca simplemente colocando el nombre de forma inclinada. Una decisión que, no solo nos permite identificar claramente la “CRUZ” que opera sin tapujos -y de forma efectiva- como anagrama sino que además le da un sentido dinámico y positivo a la empresa.

Paralelamente esta estructura de sentido ascendente enfatiza la comunicación de la empresa y nos permite un elevado grado de diferenciación con empresas potencialmente similares. Todo ello siempre oculto en una retícula cuadrada que nos permite todo tipo de aplicaciones sin mayor problema.

En la imagen superior pueden verse algunas de las aplicaciones Box Medic.

A partir de esta pauta general hemos organizado todas las aplicaciones básicas administrativas derivadas, que como podéis ver mantienen este criterio diferenciador, potenciado en este caso además con los textos descriptivos que también se encuentran planteados en sentido ascendente.
No negaremos que muchos podrían llegar a pensar que la marca tiene una lectura difícil pero objetivamente podemos llegar a decir que no es así. Puesto que si prescindimos de la geometría que encuadra y posiciona la marca en el espacio (es decir, su propio soporte de aplicación) ésta está dispuesta de la forma que queramos. Y a nivel inconsciente el usuario siempre buscará la lectura más adecuada.
No obstante, aun aceptando cierta dificultad por salirse del redil, creemos que sin un poco de riesgo muchas veces el diseño no da pasos hacía adelante por lo que sin duda, analizando el resultado con rigor, creemos que ha merecido la pena.

Para potenciar la sinceridad de la marca y siempre pensando en la mejor lectura posible hemos seleccionado una Berthold Akzidenz Grotesk que es una tipografía alemana de 1896 muy cercana a la Helvética porque creemos que se ajusta perfectamente al sentido de la empresa puesto que es clara, cercana, rigurosa y elegante. A nivel cromático hemos propuesto un Cool Gray para el cuerpo central porque suaviza la rotundidad que podría ofrecernos el negro y un azul intenso PANTONE Process Blue porque nos permite hablar y trasladar muchos de los valores de la empresa como la solidez, la calidad, la serenidad, higiene,...

Y...

... Permitirme que no desvele más detalles del trabajo. Creo que con lo introducido quedan claramente trazadas las motivaciones generales del proyecto y, considerando que las imagenes deben hablar por si solas, prefiero que todo lo demás los descubráis por vosotros mismos.

Mayo 2014