Sillas integrales: Un ejercicio máximo de diseño industrial

Diseñar una silla puede parecer, ante los ojos de un profano, un ejercicio fácil de diseño industrial aunque todos los que tenemos experiencia en diseño de mobiliario somos conscientes que lograr la adecuada estabilidad de la estructura, manteniendo las secciones deseadas y el lenguaje formal pretendido, es más difícil de lo que parece.
Si a esto además le añadimos la pretensión de realizar la silla en una única pieza no cabe duda de que sumamos al proceso de diseño una dificultad exponencial. Debemos tener siempre en cuenta que la pieza debe desmoldear por lo que tenemos que solventar ciertas restricciones de la forma lo más creativamente posible para mantener el criterio del lenguaje formal seleccionado.
Siempre debemos mandar en nuestro propio diseño. Las limitaciones no nos pueden ganar terreno y hacernos ceder ni un paso en nuestro propósito.

Personalmente considero a “La silla” como al piano dentro de una orquesta. Es un “producto global” que por si solo puede albergar cualquier tipo de tecnología y material.
La Silla es un objeto al que se le pueden incorporar, de forma evidente, recursos comunicativos así que se convierte en un producto estrella con el que podemos realmente utilizar el diseño industrial en su máxima expresión; Ergonomía, función práctica de uso, comunicación, tecnología, cultura, materiales, experimentación, procesos, acabados, innovación… Todo confluye en el diseño de una pieza de este tipo.

Todos interactuamos con este objeto y todos lo usamos varias veces durante el día, ya sea principalmente para trabajar o para comer. Es un objeto que nos habla de forma clara del nivel de una sociedad y en su historia podremos también leer la historia del diseño industrial.

En el mercado existen numerosos y excelentes diseños de sillas integrales monomateriales realizadas en una única pieza, normalmente de plástico, ya sea mediante inyección, rotomoldeo o tecnologías combinadas. Y es que es un producto al que, normalmente, la gran mayoría de diseñadores nos hemos enfrentado alguna que otra vez. Todos conocemos sobradamente magníficos ejemplos y nombres.

Las ventajas, de esta tipología de silla en concreto, son notables. Nos permiten la creación de un producto normalmente muy económico, sin apenas manipulación, donde podemos optimizar muchos procesos y ofrecer una gran versatilidad desde el punto de vista del producto. En contra, casi lo único que podemos decir, es que las inversiones para su desarrollo suelen ser una de las más elevadas en relación a otro tipo de mobiliario.

Al carecer de cualquier parte desmontable este tipo de estructuras tienen un excelente ciclo de envejecimiento funcional lo que nos permite plantearlas para los sectores y los usuarios más exigentes y para casi todos los espacios por su elevada variedad de sus materiales y acabados.

Las tecnologías que podemos utilizar para su fabricación, normalmente transformación de materiales en estado fundido-líquido-viscoso, nos permiten poder trabajar con un amplio abanico de posibilidades formales. Nos permiten poder plantear, tanto formas racionales como orgánicas, aprovechando siempre todas las propiedades que nos brindan los materiales y las tecnologías de transformación.

Las restricciones del diseño industrial vs el diseño de una silla integral se reducen únicamente a la capacidad creativa del propio diseñador.

Aquí podéis ver algunos ejemplos en los que he participado al respecto de este tipo de productos:

SILLA ONE

Una de las primeras propuestas integrales que realicé. El proceso de diseñó industrial buscó mantener cierta cercanía con el lenguaje de las cajas de plástico para envases. Esta analogía permitió comunicar una gran robustez y sinceridad. Recurso comunicativo que se hace muy notable en el asiento y las patas y que contrasta intencionadamente con la sinuosidad del respaldo que se eleva elegantemente.

Fue diseñada para ser fabricada mediante inyección de plásticos en PA+FV (poliamida más fibra de vidrio). One nos muestra un lenguaje sincero que no oculta ninguna de sus soluciones estructurales que adquieren en la propuesta gran valor formal.

Totalmente apilable, cabe destacar la forma de media caña de las patas (con positivo y negativo) que permiten la estabilidad de las pilas de almacenaje y su más correcto transporte.

SILLA GLASS

El proceso de diseño industrial tuvo en cuenta en todo momento el impacto visual de la silla en base a sus transparencias. Por ello durante el proceso de diseño se tuvieron siempre presente las masas acumuladas en ciertas zonas para potenciar su propio resultado visual en un juego de luces, sombras y reflejos.

Glass es una propuesta para la empresa de mobiliario Alutec del vallés. Diseñada para ser desarrollada en PC (policarbonato) mediante inyección, es una silla con un coste muy bajo y totalmente apilable que además presenta elevadas prestaciones cromáticas en lo que se refiere a sus acabados.

La particular sección de sus patas (sección semicircular abierta) permite lograr una excelente coherencia de espesores regulares facilitando el proceso de inyección y de enfriado (minimizando la creación de rechupes, estrías y otros fallos de la inyección) a la vez que suponen una perfecta solución estructural que deriva en un conjunto altamente estable.

TABURETE BOB

Bob es un taburete realizado en PE (Polietileno) y fabricado mediante rotomoldeo. Fue un diseño innovador porque no existían en ese momento muchas referencias. Una gran pieza realizada a partir del estudio pormenorizado de la tecnología de transformación.

El proceso de diseño industrial pretendió enfatizar el lenguaje para plantear un volumen rotundo pero muy simpático. Un producto muy compacto y muy agradable.

En julio de 2013 el producto fue premiado por la prestigiosa edición DESIGN&DESIGN y se incluyó en la versión impresa Vol. Nº 6.

SILLA DOG

Doc es una silla en la que se han trabajado principalmente los aspectos comunicativos para crear una solución divertida y agradable que nos permita la relación más desenfadada con los usuarios. Sin olvidar la funcionalidad y la ergonomía, pretende ser una silla fresca para un mundo en crisis y triste.

El diseño industrial utilizó todas las ventajas y los recursos de la tecnología de transformación para extraer el máximo partido a su lenguaje formal y sus posibilidades estructurales. Totalmente apilable está diseñada para ser fabricada en PA+FV.

SILLA GRANADA

Granada es una de la más recientes de mis aportaciones a esta excelente tipología de producto. Diseñada en 2012 para una importante marca de cervezas pretende introducir una nueva pauta de elegancia y nuevos lenguajes en la tipología de los monoblocks.

Un sillón de líneas suaves y curvas agradables que favorece la relación con el usuario al que le brinda la máxima comodidad con sus superficies ergonómicas.
Posee una estética moderna y muy actual en la que priman la limpieza y la elegancia, aspectos que harán que Granada irrumpa entre sus análogos de mercado con nuevos y sutiles planteamientos.

Disponemos de una versión de interior que no apila así como su versión más terracera totalmente apilable.

SILLÓN GUADALQUIVIR

El sillón Guadalquivir es sin duda sinónimo de comodidad y calidad superando los estándares de este tipo de productos y su sector de destino. Se diseñan dos variantes en función del nivel sectorial.

Guadalquivir es un sillón con grandes prestaciones y un mínimo mantenimiento ajustándose así a los requerimientos de su contexto y uso. La colección se compone de una mesa a juego que guarda idénticas características. Una colección apilable conformada en únicas piezas de plástico que nos permiten, no solo la creación de un nuevo concepto monoblock para estos sectores sino que además nos permite un largo ciclo de vida.
Con un lenguaje formal muy elegante y riguroso, Guadalquivir es una pieza sencilla y sincera que logrará conectar con sus usuarios.

Realizado en PP mediante inyección compaginada con soplado-gas para aquellas zonas donde la masa de material es más densa será un producto altamente competitivo.

SILLA G

Aunque propiamente la silla está formada por dos piezas, bien podría asumirse el reto de fabricarse como un solo elemento. Así fue en realidad planteada aunque posteriormente, para facilitar procesos de pulidos y tratamientos superficiales, se decidió diseñarla en dos partes; asiento y patas + respaldo.

Si se observa con detenimiento podremos descubrir con cierta claridad que la silla G está basada en la arquitectura de Antoni Gaudí y en el magnífico trabajo de Hans J. Wegner.

Sus formas continuas, de carácter orgánico, no dejan indiferente a nadie por la elegancia lograda en su resultado formal.
Está diseñada para ser fabricada en fundición de Aluminio con un acabado de pintura epoxi-poliéster de máxima resistencia.

SILLA LEMANS

Propuesta para el 2º Concurso Internacional Ynnovable 2013, la silla Lemans está diseñada para ser realizada en una única pieza de aluminio inyectado con un elevado porcentaje de magnesio, al igual que las piezas de alta competición que precisan elevadas solicitaciones técnicas y mucha resistencia pero también una gran ligereza.

Su lenguaje formal responde exclusivamente a sus condicionantes técnicos y estructurales buscando con ello, no solo la máxima viabilidad industrial sino también su máxima optimización.
Reciclable, apilable, con un largo ciclo de vida y un bajo mantenimiento es ideal para todo todo tipo de contextos.

COLECCIÓN BEN

La colección Ben es una familia de piezas de mobiliario diseñadas para ser realizadas en Policarbonato (PC), ya sea opaco y/o transparente.

Se compone de Silla, Sillón y Taburete y destaca el intencionado lenguaje formal que ha buscado el contraste de líneas entre las diferentes partes estructurales que forman el conjunto; patas, asiento y respaldo.

Es una colección tanto de interior como de exterior que presenta un mantenimiento muy bajo y un envejecimiento muy óptimo. Ideal para terrazas.

Para el sillón, que podía haberse solucionado en una única pieza, de cara a no realizar postizos en los moldes y, sobretodo, para poder contrastar texturas y materiales, se ha propuesto el tubo de aluminio anodizado para solucionar los brazos.

En julio de 2014 el producto fue premiado por la prestigiosa edición DESIGN&DESIGN y se incluyó en la versión impresa de ese año en el Vol. Nº 7.

Última edición de Febrero de 2014

Reconociendo que la posición de “4” no es la más adecuada para que el ser humano se siente, debemos entender que el hecho de que la silla (en general) haya sido adoptada para esta función y uso, responde históricamente a cuestiones culturales y comunicativas. Seguramente esta es la razón por la que sentimos una enorme atracción en diseñar esta tipología de producto.