AGRADECIMIENTOS

Un muy buen amigo mío dice que siempre hay que agradecer las cosas y que jamás debemos minimizar los agradecimientos. Así que es justo que yo tenga esta deferencia para todas aquellas personas que han sido importantes en mi vida profesional.

Puedo considerarme muy afortunado de poder vivir dignamente del diseño industrial. Una profesión que en mi caso es vocacional y que llevo desarrollando desde que era un estudiante.

La verdad es que dedicamos gran parte de nuestra vida a trabajar. Tener la suerte de hacerlo en aquello que te gusta y que además te permita crecer constantemente como persona y como profesional es sencillamente gratificante.

La vida de un profesional liberal, sin menospreciar otras profesiones, es siempre muy dura. Creo que solo puede resistirse con unas enormes ganas de querer siempre avanzar y tener el deseo infinito de aprender así como un amor incondicional hacía ella. Y por supuesto, no perder jamás la pasión.

Los comienzos son muy difíciles y hay que seguir luchando día tras día porque nunca hay nada garantizado. Cada paso logrado debemos revalidarlo constantemente.
Soy consciente de que haber llegado a vivir del diseño industrial solo ha sido posible gracias a muchas personas que han confiando en mi y en mi trabajo. Personas que siguen aun confiando en mi y que siguen dándome energías para seguir mejorando.

A todos vosotros; a la familia, a la totalidad de mis profesores, a mis amigos, a los clientes, a los colegas, a los incansables proveedores, a os arriesgados empresarios y a mis compañeros, desde la más absoluta sinceridad y de corazón, muchísimas gracias.

De forma muy especial a:

J.A.R.
E.G.
O.V.
F.M.
R.M.
A.M.
A.M.
Q.V.
F.O.
A.C.
J.R.
M.C.